Vecinos de la calle Sedeño tapan las zanjas par evitar que las ratas entren en sus casas

0
298
Publicidad

JAÉN-. Vecinos de la calle Sedeño esperan una solución urgente a sus problemas. Todo por las zanjas que se abrieron en los laterales de las calles para el arreglo de tuberías. Pero como no han terminado las obras y se han quedado a medias tienen visitas inesperadas por las noches, e incluso por el día. Son las ratas que salen a la superficie y que están desesperando a los vecinos. Por ello ayer, según anunciaba el presidente de la Asociación de Vecinos de Pilar del Arrabalejo, Juan Martínez,  son los propios vecinos los que están adecentando las calles, tapando los boquetes a la espera de una solución para estas obras.