Publicidad

REDACCIÓN.- El Ayuntamiento ha informado sobre la actuación que la Policía Local ha realizado al asistir a un cachorro de Yorkshire tras caer desde el balcón de un segundo piso en la calle Sefaradad.

El suceso se produjo sobre las 14.30 horas del pasado domingo día 19 de agosto en la calle Sefarad de la capital jiennense. A esa hora, varios transeúntes encontraron a un cachorro de raza Yorkshire tendido en la vía pública incapacitado, con temblores y aullidos de dolor, todo lo cual hacía suponer que pudiera haberse precipitado a la calle desde algún balcón del edificio inmediato, por lo que dieron aviso telefónico a la Policía Local.

Inmediatamente la Sala del 092 desplazó hasta el lugar a una patrulla, cuyos agentes procedieron a gestionar los cuidados y la atención veterinaria para tratar de preservar la vida del animal.

Los agentes abrieron diligencias a prevención por este suceso y como resultado de la inspección ocular e investigación llevada a cabo se pudo determinar que el cachorro malherido se había producido las lesiones como consecuencia de precipitarse a la calle desde el balcón de un segundo piso del edificio aledaño, en ese momento sin moradores que pudieran responder a los agentes e identificar como suyo al animal, dándose la circunstancia de que el cachorro, debido a su corta edad, aún no tenía microchip subcutáneo que pudiera facilitar cualquier dato identificativo.

La Policía Local requirió a un servicio veterinario de urgencias y trasladaron al animal hasta una clínica veterinaria donde se concretó que presentaba daños que afectaban a la zona cervical, quedando en observación para determinar la evolución de su estado, sin descartarse una posible intervención quirúrgica si su estado no mejoraba.

Con posterioridad los agentes locales pudieron identificar a una mujer como propietaria del perro, la cual, bastante preocupada por lo sucedido y por el estado de su mascota, fue informada del contacto de la clínica veterinaria donde el cachorro estaba siendo atendido, al objeto de hacerse cargo del procedimiento y de los gastos que de este hecho puedan derivarse.

Los agentes que intervinieron e investigan el caso, en principio, descartan que pudiera tratarse de un presunto delito de maltrato animal.  Por este motivo, la Policía Local insiste en que nunca se debe dejar a las mascotas sin control de sus dueños en balcones o con ventanas abiertas en las viviendas.

Sobre el rescate del cachorro en el contenedor de Cáritas

El Ayuntamiento, a través de la concejalía de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, ha defendido la actuación de la Policía Local en el rescate del cachorro que arrojaron a un contenedor de ropa usada de  Cáritas situado en la calle Doctor Eduardo Arroyo el pasado 10 de agosto y considera infundadas las críticas vertidas al respecto.

En este sentido, ha destacado que dicha actuación  por parte de los agentes locales fue en todo momento correcta, rápida y se siguió el protocolo adecuado para este caso en concreto.

De igual forma, se aclara que desde el momento en que se conoció la noticia en la Sala del 092 (07.10 horas de la mañana) hasta ser rescatado el animal del contenedor (08.35 horas), transcurrió 1 hora y 25 minutos, que no existieron factores adversos por altas temperaturas, los gemidos leves del animal no evidenciaron dolor por sufrimiento y su vida mientras se gestionó su rescate no corrió peligro; efectuándose diferentes averiguaciones en un horario temprano y no laboral para localizar al responsable de este tipo de contenedores estructurados con un blindaje para no ser manipulados.

Desde el primer momento la actuación estuvo dirigida y supervisada por la Policía Local, el cachorro recibió atención por el Servicio Veterinario Municipal que valoró su estado y lo derivó para una exploración más exhaustiva a una clínica veterinaria colaboradora con la empresa municipal FCC que gestiona la recogida de animales.

El Ayuntamiento lamenta que posteriormente a lo relatado el cachorro muriera, al parecer, como consecuencia del golpe en la cabeza que presentaba y a sus pocos días de vida.

Asimismo, la concejalía de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, ha señalado que la mujer que alertó de la situación del cachorro, con independencia de las actuaciones llevadas a cabo por la Policía Local, pudo haber realizado a nivel particular cuantas gestiones tuviera por convenientes o sacar sus propias conclusiones, aún desconociendo todos los detalles del curso de la intervención.