OPINIÓN | «Manuel Tapia, un jiennense número 1 de su promoción de médico militar»

0
1232
El Rey de España le impone la medalla como número 1 de su promoción.
El Rey de España le impone la medalla como número 1 de su promoción.
Publicidad

POR MANUEL VIVAS

Cada vez estamos menos acostumbrados a que en esta nuestra bendita ciudad de Jaén, de mis duelos y quebrantos, pero también de mis infinitas satisfacciones, ocurran con frecuencia cosas que a todos nos convenga, que signifiquen a la ciudad y que a todos nos llenen de satisfacción y de gozo.

De alguna manera de esto último quiero hablarles, porque creo que la noticia es relevante y merecedora de ser conocida también en nuestro ámbito social jiennense. Se trata de un joven universitario y militar de 24 años de edad, nacido y criado en Jaén capital,  Manuel Tapia Martínez, quien con mucho sacrificio, superación y entrega ha vivido la experiencia extraordinaria de ver cumplido el sueño de su vida, ser médico y militar para desarrollar con toda seguridad una encomiable labor de servicio público en su doble vertiente, la sanitaria y la militar en el seno de nuestras Fuerzas Armadas Españolas, dejando muy claro que los sueños no tienen por qué ser sólo sueños. Pueden convertirse en realidad. 

El pasado martes día 10 de julio, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), una de las más antiguas y prestigiosas de este país, tuvo lugar la ceremonia de graduación de la I Promoción del Centro Universitario de la Defensa del Grado en Medicina y Ciencias de la Salud, un ambicioso proyecto formativo y de colaboración que germinó en  el año 2012 entre el Centro Universitario de la Defensa de Madrid y la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, amparados por el Ministerio de Defensa y la Universidad de Alcalá de Henares, y que ahora tras seis intensos años de formación universitaria y militar, ha dado el fruto de esta primera promoción de oficiales médicos como profesionales de unas Fuerzas Armadas Españolas del futuro y como parte efectiva de una Institución moderna y altamente cualificada.

Manuel Tapia Martínez, ha logrado con tesón y capacidad superar la enorme carga de trabajo que tiene el grado de medicina y la dura formación militar, consiguiendo ser el número uno de su promoción al haber obtenido la mejor calificación durante toda la carrera, lo que en los ámbitos académicos tanto universitario como militar se denomina el “primeraco”. 

Su discurso en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en representación de sus 14 compañeros y 8 compañeras de promoción, Caballeros y Damas Alféreces Cadetes, ante el Rector Magnífico de la UAH, Decano de la Facultad de Medicina, Subsecretario de Defensa, Director del Centro Universitario de la Defensa, Claustro de Doctores Profesores y un elevado número de autoridades militares, civiles, académicas y familiares de los alumnos, fue memorable y estuvo cargado de recuerdos y alusiones emotivas dirigidas hacia sus compañeros y profesores, experiencias vividas durante los seis años de carrera, así como, los anhelos y expectativas de futuro que atesoran como profesionales servidores de las Fuerzas Armadas Españolas.  

Su Majestad el Rey de España Felipe VI, con uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, acompañado de la Reina Letizia, presidieron con posterioridad y en la Academia Central de la Defensa (ACD) la ceremonia de entrega de despachos a los nuevos tenientes y sargentos que han completado su formación en los diferentes cuerpos comunes, entre ellos, la  I Promoción de Oficiales Médicos del Centro Universitario de la Defensa.  

El Director de la ACD, general interventor Juan Rodríguez Collado, destacó en dicho acto la formación “exigente, compleja y multidisciplinar” que han recibido los alumnos, valorando de los nuevos oficiales y suboficiales su “lealtad y fidelidad a España” y se mostró convencido de que serán “un motivo de permanente orgullo para la patria”. 

El Rey Felipe VI, hizo entrega de los despachos a los números uno de los diferentes cuerpos, de los que la mejor calificación la ha obtenido el Teniente Médico D. Manuel Tapia Martínez, al que a su vez le fue impuesta por  S.M. El Rey la medalla de reconocimiento al “primeraco”. La ceremonia culminó con unas palabras de felicitación del Rey Felipe VI, a las que siguió el tradicional lanzamiento de gorras al aíre por parte de los graduados. A partir de ahora los nuevos oficiales médicos seguirán ampliando su formación sanitaria y castrense, cubriendo destinos en unidades militares de toda España de los tres ejércitos (Tierra, Aíre y Armada). 

Todo un orgullo para sus buenos y sacrificados padres Manolo Tapia y Mayi Martínez, a los que como amigos tanto considero y aprecio, para sus hermanos Carmen y Pablo Tapia que a buen seguro tendrán en ese noble oficial y sencillo caballero, además de un exitoso y excelente hermano, un corazón muy cercano, cargado de infinitos valores y de un gran ejemplo a seguir.

Sé que la humildad y sencillez de la familia Tapia Pérez-Martínez Viedma les aleja de adquirir cualquier protagonismo por este meritorio éxito y reconocimiento profesional, traducido en la graduación como Teniente Médico y número uno de promoción de su hijo Manuel Tapia Martínez y, aunque ciertamente la noticia ha tenido dimensión en medios de comunicación nacional, gabinetes de prensa de la Casa Real y Fuerzas Armadas; en Jaén capital y como a veces ocurre con las cosas importantes, ha pasado desapercibida para mucha gente; es por ello, que no he querido dejar pasar la ocasión de escribir este artículo para ensalzar el esfuerzo personal y mérito profesional de nuestro paisano, al que he visto nacer, crecer y cumplir uno de sus grandes propósitos.   

A Jaén le hacen falta noticias como esta, de personas que aún siendo anónimas, se esfuerzan y trabajan con ahínco fuera de nuestra tierra para lograr los más altos retos profesionales o de cualquier disciplina, con madera de triunfadores. Jiennenses que se sienten muy orgullosos de serlo y, al igual que ellos, muchos ciudadanos nos sentimos también muy orgullosos y agradecidos de que sean paisanos nuestros y formen parte de esa larga lista de personas triunfadoras e ilustres de nuestra ciudad.   

Querido Manuel Tapia Martínez, enhorabuena por ser como eres, por tu esfuerzo, tu voluntad y tu compromiso. A tus 24 años has llegado alto, pero nunca olvides, que aún tienes por delante un largo y prometedor futuro profesional que debes aprovechar y poner en valor cada día de tu vida, tal como has hecho hasta el momento, de forma seria y silenciosa, pura y comprensiva, tenaz para tu propia satisfacción, para el bien común y para orgullo de todos tus conciudadanos, familiares y vecinos tuyos de Valdeazores que tanto te estimamos.