“Miradas vacías”, la trama policial con doble lectura del jiennense Pedro Crespo

0
346
Publicidad

JAÉN.- A pesar de llevar años escribiendo, Pedro Crespo (Andújar, 1992) pudo dar por finalizada su opera prima literaria tras tres meses de intenso trabajo. “Miradas Vacías”, de Editorial Círculo Rojo, es una trama policial caracterizada por el desarrollo de sus protagonistas y por su doble lectura; una, basada en la novela policial como tal con sus pistas y giros narrativos y la otra centrada en el desarrollo de los personajes principales. “La novela trata de la vida, de la muerte, pero, sobre todo, habla de morir en vida que creo que es una cosa que ocurre muy a menudo y no nos damos cuenta”, señala el autor. 

“Miradas vacías” habla de la pérdida de la identidad y de la obsesión de sus personajes principales, Alejandro y el inspector Blanco. Ambos, tienen miedo a vivir una vida que no esperaban y lo único que pueden hacer para sobrevivir es aferrarse a su obsesión. “La novela es una especie de viaje hasta tocar fondo, ese fondo que los personajes han tocado”, comenta Crespo. La novela, que va dirigida a un público general pretende hacer entender al lector por qué “para algunos una piedra en el camino puede ser suficiente para dar la vuelta mientras que otros prefieren saltarla”, concluye. 

SINOPSIS: Tras la aparición de los cadáveres de varias mujeres, hallados en extrañas e idénticas circunstancias, todos los indicios apuntan a la actuación de un asesino en serie. Un misterioso inspector de policía llegará a la ciudad para hacerse cargo del caso, mientras que, para­lelamente, Alejandro, el joven novio de la primera víc­tima, intentará encontrar la verdad al margen de la ley.

AUTOR: Pedro Crespo (Andújar, 1992) Desde muy temprana edad se desper­tó en él un especial interés en crear y contar historias. Influenciado por su gran pasión, el cine, empezó a escri­bir historietas y cómics, con los que ganó algún concurso infantil. Esta inquietud creativa se mantuvo hasta que, al llegar a la etapa universita­ria, su necesidad por seguir creando historias le llevó a fundar, junto a sus amigos, una pequeña productora bajo el sello de Puretas Films.