La mujer de Linares ingresada en la UCI había denunciado a su marido varias veces

0
750
Publicidad

JAÉN.- Estefanía se debate entre la vida y la muerte en el hospital Neutrotraumatológico de Jaén. El último episodio, ocurrió el pasado domingo, en la Avenida de Andalucía, en Linares donde vivía con su marido y sus hijos pequeños. En HoraJaén, hacemos un recorrido de lo que sucedió aquel día, según los datos investigado. Una discusión originada por una bicicleta provocó una pelea entre ambos.

Esta agresión, donde ambos llegaron a las manos, según los testigos, le provocó horas después un trombo que la tiene ingresada en urgencias, según los informes médicos, en estado muy grave. Se desplomó un día después en mitad de la casa en presencia de la madre que fue la que llamó a los servicios de emergencia.

Los primeros hechos se remontan a las 14.30 horas del 15 de julio. Santiago quiere salir de fiesta con sus amigos. Su mujer Estefanía le comenta que no lo ve adecuado. Entonces, comienza una discusión de pareja donde él le asegura que cuando vuelva de fiesta se va de la casa para siempre. Empieza a recoger los enseres. Una bicicleta es el detonante de la agresión. Santiago asegura que es suya. Estefanía dice que la pagó ella y por tanto es de su propiedad. La coge y se la lleva al trastero. Su marido la persigue al grito de «puta» y la zarandea. Ahí es donde parece estar el origen del posible trombo.

Problemas con la cocaína

Santiago se hace con la bicicleta y la guarda en su coche. Cuando vuelve a por el móvil que se ha dejado en casa ya ha aparecido la policía, avisada por una vecina. Lo detienen y lo dejan en libertad horas después al no haber sido una agresión grave. Estefanía, ante la policía, alega que no es la primera vez que le agrede y que no es la primera denuncia. Que  todo empezó años atrás. La última agresión data del año pasado. La primera de 2016. Ante los agentes, ya en comisaría señala que es adicto a la cocaína y a los porros lo que le pone agresivo en muchas ocasiones.

También señala que los dos hijos, en esta discusión, no vieron nada, aunque sí lo escucharon todo y confirma que sí han sido testigos de otros encontronazos entre sus progenitores. Estafanía pide protección a la policía. Aunque 48 horas después todo se desvanece en su vivienda. La juez, ante esta situación vuelve a ejecutar una orden de detención al agravarse el estado de saluda de Estefanía y ayer decretó su ingestión en prisión que será efectiva a lo largo del día de hoy.