Publicidad

JAÉN.- Poco más de seis horas y unanimidad absoluta del jurado popular. M.A.O. «Miguelillo» y su cuñado Rubén D. fueron ayer condenados por el asesinato de Alberto Magalhaes en marzo de 2017. El primero, según la condena, descerrajó, al amante de su mujer, un tiro con una escopeta a un metro de distancia.  Se enfrenta a 23 años de prisión. El segundo, como cooperador necesario, fue el que llevó al asesino a la casa de la víctima aquella fatídica noche, puede terminar en prisión los próximos 15 años como cooperador necesario.

Los nueve miembros del jurado lo han tenido claro al declararles por unanimidad culpables. Un asesinato que removió los recuerdos más oscuros en la sociedad jiennense. Y es que la víctima, Alberto Magalhaes había estado involucrado más de veinte años atrás en el conocido como asesinato del Botellón donde falleció un joven por heridas de arma blanca. Él, entonces menor de edad, fue uno de los involucrados pero no pudo ser condenado al no tener la mayoría de edad. Así que la noticia de su fallecimiento el 24 de mayo de 2017 corrió como la pólvora por toda la capital.

Hechos probados

Esa noche, según el jurado, «Miguelillo», bajo los efectos del alcohol y la droga acudió a la vivienda de la víctima que era amante de su mujer y con la que había estado esa noche. Al llegar este a la casa ubicada en la calle Tiro Nacional, el asesino salió del lugar que estaba oculto, desde hacía algo más de media hora, y le disparó por la espalda de forma premeditada y con alevosía, sin posibilidad de que la víctima pudiera defenderse. El autor del asesinato huyó a Málaga donde fue detenido horas después.