El PSOE denunció hace 5 meses las facturas que han llevado a imputar a Fernández de Moya

0
378
En primer término, el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya. y detrás, el alcalde de Jaén, Javier Márquez.
Publicidad

JAÉN.- El secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, calificó hoy de “tremendos” los hechos relatados en el auto que cita a declarar como investigado al secretario de Estado de Hacienda, unos hechos que habrían supuesto un quebranto de 3,6 millones de euros a las arcas del Ayuntamiento de Jaén. Reyes recordó que Fernández de Moya es actualmente “mano derecha” del ministro Montoro, el encargado de controlar y fiscalizar a los ayuntamientos, el “vigilante” de los Consistorios. “¿Y quién vigila al vigilante?”, preguntó Reyes expresamente a Montoro

A preguntas de los periodistas, el secretario general del PSOE de Jaén subrayó su “máximo respeto” hacia la justicia y específicamente hacia este procedimiento abierto. De hecho, explicó que el PSOE interpuso la denuncia hace más de 5 meses y que no dijo nada al respecto, porque quiere “dejar trabajar a la justicia”. Asimismo, pidió respeto y prudencia hacia las personas implicadas en esta investigación. “Yo confío en que la justicia aclare los hechos y que se depuren las responsabilidades que sean oportunas”, recalcó.

En cualquier caso, sí se refirió a los hechos contenidos en el auto, que son “extremadamente graves” por cuanto hablan de indicios de presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad documental, cohecho y tráfico de influencias, con un daño para el Ayuntamiento de la capital de 3,6 millones de euros. Reyes recordó que el PSOE denunció los hechos públicamente y que “no hubo respuesta ni explicaciones” del entonces alcalde Fernández de Moya. “Ahora tendrá que darlas en sede judicial; ahora sí tendrá que dar la cara”, añadió.

El líder socialista consideró que el PP “tiene que dar hoy muchas explicaciones” y “no puede permanecer en silencio ni un minuto más”, ya que está viviendo “otra jornada negra” con escándalos como el de la detención de Zaplana por presunto blanqueo de capitales. “Hay una marea de casos judiciales por corrupción inundando Génova y en el PP siguen con la estrategia del avestruz, con la cabeza debajo del ala”, apostilló.