Publicidad

Europa empieza a prohibir los coches diésel. Así lo acaba de anunciar el Tribunal Administrativo germano que ponen en peligro el uso de este tipo de carburante en sus ciudades dejando en manos de los ayuntamientos del país el veto de la circulación de este tipo de vehículo. Esta resolución, aunque revolucionaria, no deja de ser un reflejo de la normativa que esta impulsando Europa desde Bruselas. Desde el 1 de enero de este año, los vehículos diésel con más de veinte años tienen prohibida su circulación dentro de la Unión Europea. Y, países como Francia o Reino Unido, comenzaran con las restricciones a partir de 2024.

¿POR QUÉ ESTA PROHIBICIÓN A LOS DIÉSEL?

La población mundial está creciendo, al igual que la demanda de movilidad. El resultado, el número de  vehículos podría aumentar de 900 millones que hay en la actualidad a la cifra de 2.400 millones, en 2050. Por lo tanto, si se quiere cumplir con el compromiso de reducir las emisiones marcados en los tratados internacionales, se hace necesario contar con vehículos que no contaminen. Otra de las principales razones de su prohibición es la salud de las personas que viven en los núcleos urbanos. Los coches dieésel producen óxido de nitrógeno, el cual contribuye al calentamiento global y a la lluvia ácida. Además es perjudicial respirarlo llevando a problemas respiratorios, enfermedades o incluso la muerte. En toda la Unión Europea, más de medio millón de personas encuentran cada año una muerte prematura por culpa de la contaminación. Así lo desvela el informe anual sobre polución de la Agencia Europea del Medio Ambiente, en el se detalla que 30.000 de estos fallecimientos tienen lugar en España.

EN 2019 ESPAÑA PROHIBIRÁ LOS COCHES DIÉSEL.

Los coches diésel empezaran a desaparecer de las carreteras españolas a partir de 2019. Así lo demuestran las diferentes normativas impulsadas en las ciudades del país. Barcelona ya ha anunciado que los coches con más de 20 años no podrán circular por el área metropolitana a partir de 2019. Esta norma no será efectiva en Madrid hasta el 2025. A partir de entonces, estará prohibida la circulación por la ciudad a los coches de gasolina y diésel matriculados antes de 2000 y 2006, respectivamente (con mas de 25 y 20 años de antigüedad, según el tipo de motor). Lo mismo ocurre en Baleares que prohibirá la entrada de coches diésel en 2025 y su venta a partir de 2035. El objetivo es que todo su parque automovilístico sea eléctrico en 2025. Según datos de la consultora Jato Dynamics, los nuevos vehículos diesel ya suponen menos del 50% en España. De hecho, la venta de este tipo de coches ha bajado prácticamente un 20% en solo cinco años.

VENTAJAS DE LA MOVILIDAD ELECTRICA.

Los estudios demuestran que la movilidad eléctrica es la mejor alternativa para el transporte urbano. Hay varias razones para elegir el vehiculo eléctrico frente a los coches diesel: Sin más eficientes al no usar combustible. No emiten gases contaminantes al medio ambiente. Son vehículos más silenciosos que aquellos con motores térmicos. Algunos ayuntamientos promueven su uso eliminando el impuesto de circulación para este tipo de vehiculo. Al tener un motor con menos partes móviles, tienen menos riesgo de avería, reduciendo su coste de mantenimiento. El desarrollo de baterías de litio permite que tengan una mayor autonomía. No generan olores. Gracias a estas ventajas, las ventas de vehículos eléctricos e híbridos superaron el millón por primera vez en 2017. Sin embargo, muchos posibles compradores se resisten a comprar vehículos eléctricos por la falta de infraestructura de carga insuficiente en la actualidad en el país. Este pensamiento se apoya en numerosos datos. El número de puntos públicos de carga creció en el mundo un 61% el año pasado. China esta a la cabeza mientras que, en Europa, Alemania ha experimentado el mayor crecimiento: 33%. Además, muchas compañías ya cuentan con tecnología capaz de aprovechar el equipamiento actual de las calles como punto de recarga. Siemens acaba de lanzar un equipo que suministra energía de las farolas a los vehículos eléctricos. España esta muy lejos de una estructura de carga generalizada y Jaen cuenta con escasísimos puntos de recarga, tendiendo a la compra de vehículos híbridos que por sus características y uso mixto de motores térmicos combinados con eléctricos permite la circulación limpia en las ciudades y una autonomía del motor convencional que permite viajar si preocuparse de la recarga si fuese exclusivamente eléctrico.

CONDUCCIÓN AUTONÓMA DE FUTURO.

Ningún sector se va a escapar de la digitalización y esto incluye, también, al transporte. Según la opinión de la mayoría de los expertos, el futuro pertenece a la conducción autónoma. Así lo demuestran muchas de las innovaciones en las que están trabajando grandes marcas del sector de la automoción.. No solo por la disminución de la contaminación, más bien por lo beneficios que tiene para la salud de las personas. De hecho, según un informe de Accenture, la movilidad inteligente salvaría 720.000 vidas al año y prevendría alrededor de 30.000 lesiones por accidentes de tráfico. Gracias a la era digital, se logra que los vehículos sean capaces de comunicarse entre ellos y con los sistemas de movilidad urbanos ( semáforos, radares..) a través de conexiones vía satélite. Con un dispositivo integrado en el vehiculo o mediante el uso de una aplicación móvil se consigue: Los sistemas de semáforos inteligentes coordinen las señales según las condiciones de tráfico en tiempo real. Se advierta de la velocidad adecuada en función de la vía por donde se circula. Se alerte a los vehículos de posibles peatones u obstáculos acercándose o situados en su trayectoria y evitar atropellos o accidentes. Los radares envíen datos, en tiempo real, del estado del trafico y recomienden la mejor ruta a tomar evitando atascos. El futuro del transporte pertenece a la conducción autónoma, pero no al presente. Sin embargo muchas empresas están trabajando que, en la próxima década, la movilidad inteligente sea una realidad y, con ella, se reduzcan los niveles de contaminación en las ciudades y se llegue al nivel cero de accidentes de tráfico.