Hacienda da un ultimátum al ayuntamiento de Jaén por la morosidad

0
1385
Ayuntamiento de Jaén
Publicidad

JAÉN.- El Ministerio de Hacienda ha enviado cartas a 14 ayuntamientos, entre los que se encuentra el de Algeciras, advirtiéndoles de que, o corrigen el elevado nivel de morosidad en que incurrieron en 2017, o intervendrá sus ingresos para pagar directamente a los proveedores.

En el caso de Jaén, la deuda supera los 435 millones de euros, lo que supone una media de 3.795 euros por habitantes y el periodo medio de pago a proveedores se sitúa, según Hacienda en 540 días. El diario El País señala que los Ayuntamientos advertidos por Cristóbal Montoro, cuentan con una población conjunta de 1,75 millones de habitantes y una deuda acumulada de casi 3.000 millones de euros.

Hacienda ha enviado la carta esta semana por el incumplieron durante todo el año pasado del plazo legal de pago. El Ministerio recuerda en la misiva, enviada al alcalde y al interventor municipal de fondos, que ya se tuvo que presentar un plan de ajuste en el tercer trimestre del año pasado.

El PSOE dice que el informe del Ministerio de Hacienda sobre la situación de deuda municipal con proveedores deja al desnudo la mala gestión del alcalde, Javier Márquez, y su predecesor en el Ayuntamiento, José Enrique Fernández de Moya. “El alcalde se empeña en maquillar una cruda realidad y los técnicos del Ministerio le lavan la cara cada cierto tiempo para dejar al aire su ineficaz gestión de la deuda y cómo el pufo que le dejó el actual secretario de Hacienda sube y sube con Márquez”, dice la viceportavoz socialista Mercedes Gámez.

Gámez recuerda que el PSOE advirtió hace apenas 15 días de que el pago a proveedores, empresas que prestan servicios y venden productos al Ayuntamiento, había batido un nuevo récord al situarse en un retraso de un año y medio. “Márquez ha batido todos los récords con la herencia que le dejó Fernández de Moya de 403 millones de euros de deuda con proveedores, a los que hay que sumar otros tantos de deuda con bancos”, dice la edil. “Ya vamos por 435 millones en facturas pendientes, el Ministerio de Hacienda lanza una seria advertencia por esta situación y el alcalde dice que aquí no pasa nada. Márquez va a pasar a la historia por ser el alcalde más indolente con una ciudad paralizada por la deuda creciente. Tendrá que decir si le importa más Jaén o seguir tapando las vergüenzas de José Enrique Fernández de Moya y las suyas propias”.

La concejala afea al PP que diga que los datos de liquidación del presupuesto de 2017 son muy buenos “cuando ha echado chapa y pintura a las cuentas, como demuestra que haya cientos de millones de euros en facturas que no se han pagado y otros 350 millones en préstamos que no se pueden devolver y para los que hemos firmado una prórroga con intereses incluidos por un periodo de entre 10 y 20 años. “Mover deuda de una casilla a otra no hace que desaparezca. El PP se cree que esto es un juego de trileros y es mucho más serio”.

Fernández de Moya, de alcalde

La viceportavoz señala que es muy revelador que el Ministerio de Hacienda diga que el PP incumple el plan de ajuste que Fernández de Moya como alcalde puso sobre la mesa de Montoro. “Ni control del gasto, ni medidas de ajuste, ni optimización de la recaudación, ni más mentiras con las concesiones de aparcamientos fantasma, el PP sigue en la misma dinámica desde hace años, la parálisis, y la deuda subiendo y subiendo”, dice. “Son especialistas en incumplir su propio plan”, asevera.

Gámez señala que la solución del Ayuntamiento pasa además de por el cumplimiento del propio plan de ajuste diseñado por el PP por pedir a todas las administraciones y principalmente a la estatal, que en los últimos años ha lastrado con intereses y préstamos la situación municipal en lugar de pedir al PP un trabajo riguroso “y no de patada a lata”. “El Gobierno de Rajoy ha puesto en el cuello del Ayuntamiento una soga con una piedra de 700 millones de euros en préstamos que no se pueden devolver solo en los 7 años de mandato del PP. Esto solo se acaba cuando Márquez y De Moya dejen de barrer las deudas bajo el felpudo y cumplan de verdad sus propios planes de ajuste”, indica.