Publicidad

JAÉN-. El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) tramita hoy a las 11.30 horas un recurso de amparo al Tribunal Constitucional para tratar de frenar el desalojo de la finca «El Aguardentero», rebautizada por el sindicato como «Cerro Libertad». Un juez de Jaén ordenó su desalojo para el 2 de abril a las 12 horas. Esta finca de más de siete mil olivos es propiedad del BBVA que se hizo con ella tras un embargo y se encontraba abandonada de ahí que varias familias hayan ocupado estos terrenos y hayan puesto en marcha su recuperación para el pueblo.

Dicho recurso se basa en la no aplicación de la ley por parte de la Junta de Andalucía a la finca que el SAT está recuperando desde hace un año tras seis años de abandono por parte de la entidad BBVA. Además, la organización  afirma que el Gobierno andaluz, con la ley en la mano, podría proceder a la expropiación de la finca para que pase a cumplir una función social que ahora mismo no está cumpliendo.

El recurso argumenta que la provincia de Jaén se ha convertido en los últimos años y como producto de la crisis en uno de las zonas con mayores índices de desempleo, marginalidad y desigualdad de toda la Unión Europea. «Muchas poblaciones dependen del monocultivo del olivar para su subsistencia y con altas tasas de emigración sobre todo en las capas más jóvenes de la sociedad, lo que está provocando un evidente envejecimiento de la población situación «que tiende a agravarse en el mundo rural», señalan desde el sindicato.

Embargo del BBVA

En los últimos años el banco BBVA a través de un proceso de embargo hipotecario se hizo con la propiedad de la finca, dedicada a la producción de olivar para aceituna de mesa y de almazara, con una extensión aproximada de unas setenta hectáreas. Tras su adquisición por parte de la entidad bancaria la finca el cortijo «ha entrado en una situación de abandono crónico, durante meses ha estado cubierta en toda su extensión de hierbas y con una altura que sobrepasa los troncos de los olivos».

«Trabajadores en paro estamos recuperando estos 7.000 olivos a base de trabajo voluntario y solidaridad. Ya se han quitado las varetas a la práctica totalidad de la finca y se han podado desde finales de febrero más de 1.000 olivos», subrayan. El SAT ha convocado para el día 1 de abril una jornada de trabajo voluntario, convivencia y música en directo y, para el día 2, la paralización del desalojo de la finca. «No podemos consentir que el Cerro Libertad vuelva al estado de abandono que ha sufrido seis años atrás. La tierra para quien la trabaje», concluyen.