«Ponemos puertas al campo»

0
1084
Un agricultor colocando el cebo en un olivo
Publicidad

REDACCIÓN.- Antonio Berrio y Ricardo Cárdenas son dos jóvenes de 34 años dedicados a la abogacía y a la agricultura. Preocupados por el robo de aceituna, se les ocurrió inventar un señuelo con la misma textura y la misma apariencia a la vista con el que «poner puertas al campo». Con este lema y agudeza, estos jóvenes emprendedores pretenden proteger a los propietarios de los ladrones que intenten apropiarse de la cosecha.

¿En qué consiste la idea de Agrosecurity?

Hemos diseñado unas aceitunas idénticas al tacto y a la vista para colocarlas en el olivo, en su interior contienen un chip identificativo con el número de parcela y su propietario. Para que el sistema sea eficaz se deben poner el 5% de señuelos en el total del olivar.

¿Qué problemas hay actualmente con el robo de aceituna?

El problema que actualmente existe con el robo de aceituna es que cazan a unos ladrones que roban a un propietario, pero no se le puede devolver la mercancía porque pasa a ser propiedad del estado. De esta manera, la Guardia Civil recupera el 60 %, pero este sistema no es eficaz porque, aún poniendo la denuncia, no es demostrable que la mercancía encontrada le pertenezca a quien la reclama.

¿Cómo soluciona este problema Agrosecurity?

Cada aceituna va codificada e identificada con la parcela en la que se va a utilizar. Hay varias maneras de detectarlas: en el trayecto en el que va a la finca y mediante agentes privados. Se detecta con unas pistolas porque dentro contienen un chip de radiofrecuencia en el que va grabado un número identificativo que relaciona propietario y número de parcela. Al llegar a la cooperativa se detecta la propiedad de la finca y, por tanto, al presunto autor del robo.

¿Sirve para otros frutos?

Sí, estamos trabajando también para implantarlo en otros frutos como el aguacate, naranjos, piña, etc. Queremos comenzar la expansión con moldes a otros frutos y ya hemos patentado un señuelo con varias formas de frutas que sean susceptibles de pasar por cooperativa.

¿Qué precio tienen estos señuelos?

Es bastante barato, una caja de tres unidades costaría alrededor de 4 euros. El éxito de nuestro producto es que es asequible y cualquiera lo puede comprar. Teniendo en cuenta que otros sistemas de seguridad son costosos y no solucionan a manos de quién va a parar la aceituna robada, pensamos que mucha gente lo va a insertar como sistema de seguridad.