Publicidad

JAÉN.- No es nuevo que la tierra vuelva a moverse en la comarca de La Loma. Son ya numerosos los sismos que se han producido en la zona. Son ya casi cincuenta desde el comienzo de año y se acerca a los 200 desde 2017, aunque bastante imperceptibles para los humanos. Hoy de nuevo en Jódar ha vuelto a haber uno de 2,7.

Entre la localidad galduriense, Larva y Peal de Becerro, donde desde el 6 de enero de 2018 se han localizado un total de 43 terremotos de baja magnitud (inferiores al nivel 3 en la escala Richter). Los registros se deben, según José Antonio Peláez, responsable del grupo de investigación de riesgo sísmico y tectónico de la Universidad de Jaén, a lo que se conoce como serie sísmica. Es decir, un grupo de terremotos que duran días, semanas o varios meses, que no suelen ser percibidos por la población.

Los investigadores advierten que en sismología no se puede predecir con exactitud hasta cuándo se puede prolongar una serie sísmica, pero analizados los datos lo que se concluye es que este tipo de series no son motivo de alarma.