OPINIÓN | «Ángeles», por Luis Heredia

0
2162
Publicidad

POR LUIS HEREDIA, abogado y escritor  

Y creemos que a nosotros no nos puede pasar. Claro. Y creemos que ellas, a las que le arrebataron su vida de forma temprana ya no tienen voz y, sin embargo, sus padres coraje, hablan por ellas. Y, además, piden algo justo, para proteger a todas nuestras niñas y mujeres. Se llamaban Diana, Marta, Mari Luz y tantas otras cuyos nombres no cabrían en esta mi opinión. Y todavía hay por ahí políticos que viven de nosotros planteándose que sus asesinos, sí, sus asesinos, puedan algún día salir de la cárcel.

Claro, a ellos no les pasó, ni en sus familias ocurrió nada y, como siempre, no escuchan al pueblo que clama porque esas alimañas no salgan nunca más de allí, porque si salen, ya ha pasado en más de una ocasión, volverán a matar para satisfacer sus instintos más libidinosos. Y digo yo, políticos del tres al cuarto, ¿no veis esos rostros inocentes a los que  les arrebataron lo más preciado? ¿No veis acaso a esos padres y madres destrozados en una vida que ya no es vida para ellos clamando porque nos escuchéis y no deroguéis algo que ya está en nuestro código penal?

Diana hubiera ido este año con su familia nuevamente a las fiestas de su pueblo. Marta estaría sonriendo junto a quienes nunca debió dejar y, Mari Luz quizás hoy ya tendría la mayoría de edad y, tantas familias rotas y vosotros, que vivís de nosotros, como garrapatas, pensáis que hay que derogar la prisión permanente. ¿Dónde creéis que van a ir esos perros rabiosos cuando salgan de la cárcel tras años y años reprimidos? Politicuchos, escuchad al pueblo. Escuchad a esos padres. Escuchadnos por una puta vez porque para esos os pagamos, para que peléis por nosotros, por nuestra protección, por las vidas de nuestras hijas, hermanas, nietas. Malditos vosotros si pensáis que nos vamos a callar. Y os escudáis en el artículo 25 de la constitución porque los presos deben resocializarse. Claro, lo que es lo mismo, volver a matar, sí, volver a violar y a matar. Y el congreso, con el silencio cómplice de otros muchos aprueba esa proposición no de Ley. ¿Por qué no os marcháis de este país? ¿Por qué no derogáis vuestros sueldos millonarios y dietas y pensiones vitalicias? ¿Acaso creéis que un asesino se cura en prisión o un violador –cada vez que sale uno vuelve a violar en la mayoría de los casos- se le ha olvidado lo que es su instinto más primitivo?

No tenéis ni idea. Pero claro, os seguimos pagando para que os carguéis el sentir del pueblo, para que escudándoos en un artículo para el que para vosotros parece valer más que una vida humana, se permita algún día que salgan esos cafres.

Pues bien. Marta, Diana, Mari luz y otros muchos más nombres. No nos vamos a callar. No vamos a dejar que estos mal nacidos vuelvan a hacer daño a nadie y, el pueblo español debe saber el nombre y apellidos de los políticos  que apoyan que aquellos que os quitaron la vida, salgan algún día tan tranquilos. Vuestra memoria, vuestras vidas, vuestros padres, no lo merecen. Nadie lo merece.