Cierra el último de los albergues para temporeros de la provincia

0
412
Albergue de Torredonjimeno que también ha cerrado ya sus puertas.
Albergue de Torredonjimeno que también ha cerrado ya sus puertas.
Publicidad

JAÉN.-  El albergue de temporeros de Torredonjimeno ha acogido a un total de 202 temporeros entre el 1 de diciembre y el 10 de febrero, con lo que ha vuelto a ser el albergue que ha cerrado más tarde en toda la red de la provincia de Jaén. Esto refleja el fuerte compromiso social del Ayuntamiento de Torredonjimeno, que ha vuelto a apostar por mantener abiertas las instalaciones mientras ha habido demanda por parte de los usuarios.

Además, durante estos dos meses y medio, el albergue ha ofrecido más de 7.000 comidas tanto a los albergados como a los inmigrantes que no estaban durmiendo en el albergue. En total, se han servido 6083 desayunos, comidas y cenas a los albergados y 1097 a los no albergados durante los meses de diciembre, enero y febrero. Además, el Ayuntamiento de Torredonjimeno ha facilitado un total der 183 billetes de autobús para que los temporeros pudieran desplazarse a buscar trabajo en otros municipios como Jaén, Martos, Torredelcampo y Porcuna.

El albergue, ubicado en el edificio de Cruz Roja, cuenta con 37 plazas, tres de ellas para mujeres, y ha ofrecido los servicios de alojamiento, manutención, aseo e higiene, lavandería o guardarropa. También se ha ofrecido atención a los inmigrantes que no se encontraban albergados, como lavandería y secadora, reparto de bocadillos y kit de primera necesidad.

Cinco personas en el equipo de trabajo

Las instalaciones han estado atendidas por un equipo de trabajo integrado por un director del albergue, un mediador intercultural, dos cocineras y un equipo de limpieza. La concejala de Asuntos Sociales y Mujer del Ayuntamiento de Torredonjimeno, Berta Granadino, realiza un balance positivo del funcionamiento del albergue, ya que ha registrado unas buenas cifras de ocupación y no ha habido incidentes destacables.

Esta línea de actuación del Ayuntamiento de Torredonjimeno busca evitar que se produzcan asentamientos chabolistas de los temporeros, o que tengan que dormir en espacios que no reúnen las condiciones mínimas de habitabilidad, con el riesgo que ello supone.