OPINIÓN | “Plaza Deán Mazas”

0
774
Publicidad

POR JUAN MANUEL CAMACHO 

Expreso una opinión personal sobre lo que pienso de la pretendida reforma de la plaza Deán Mazas. Parto indicando que, como bien saben muchos, dirijo el hotel situado en la misma, establecimiento al cual le sacrifican uno de los tres vados de descarga de equipajes, lo cual en bien de la ciudad acepto. Es más, pido incluso al Ayuntamiento que reubique la zona que han situado delante del palacio de Vilches, puesto que ahí se corta el tránsito peatonal y se afea la visión del Palacio de Vilches. De manera que las dos zonas de descarga del hotel debieran quedar más quitadas de en medio, y un buen sitio sería ambas en el lateral de Hacienda. Respecto a la plaza, tal vez bastaría con sustituir el hormigón impreso por el mismo tipo de baldosas existentes. El suelo que hay, con cuadraditos y listas de mármol, es bonito (de hecho, se repuso en la Carrera), además de fregable. El que pretenden poner es el vulgar gris que encuentras en cualquier ciudad, con el inconveniente además de que absorbe las manchas. Y es justo una zona de bares. Creo también que se pueden respetar los arbolitos de los cuatro jardines, poniendo grava bajo los mismos (en lo que ahora es tierra apelmazada) y situando ahí los veladores de las terrazas. De esa manera se libera todo el espacio de actual baldosa para uso de peatones. Al mismo tiempo, la sombra natural de los árboles procura fresquito agradable a quienes se sienten en esas terrazas, y eliminamos las toldillas del entorno. Y, ¿para qué acabar con los perímetros naturales de hiedra si al final terminarán por pedirle a los bares que pongan unas chapas para marcar su espacio? La escultura deben dejarla, creo, da elegancia y categoría a la ciudad, otra cosa es que la ensalcen iluminándola adecuadamente. Misma petición que corresponde hacer al BBVA para que acometa la iluminación artística-ornamental de su sede, que es además Bien de Interés Cultural. Procede iluminar las palmeras desde su base (como en el puerto de Málaga), e instalar macetas con riego automático por goteo en alto de las farolas (como en Puerta Real, Granada) y así evitamos robos. Es decir, conservar lo que hay, embellecer, meter las terrazas bajo las sombras sin cortar esos arbolillos, y liberar las aceras para los peatones. Es una idea más. No digo que sea acertada ni la mejor propuesta. Pero hay que debatir.