OPINIÓN | «Civismo y educación a la hora de aparcar»

0
1123
Publicidad

POR MARÍA ARÉVALO

No sé si vivimos en un mundo donde la gente va con mucha prisa o en uno donde la gente hace las cosas sin pensar si va a molestar al prójimo. Cuando aparco, lo hago pensando en el que pueda aparcar al lado, por lo que lo hago pegada a la columna para cuando el que ocupe la plaza de al lado tenga sitio suficiente. Claro está, que los demás no piensan lo mismo, porque no es normal que te encuentras el coche de semejante manera y no puedas entrar, por lo que el único acceso es por la puerta del copiloto. Eso no sería problema si no es porque al tener una prótesis en la rodilla, mi movilidad es reducida. Todo esto se resume en dos palabras CIVISMO y EDUCACION, algo que parece que la gente ha perdido últimamente. Mi siguiente paso será pedir una tarjeta de minusválido, que eso no quiere decir que pueda aparcar, ya que estoy harta de ver cómo la gente sin tener ningún tipo de minusvalía aparca esas plazas, porque volvemos a lo mismo, no hay civismo.

Por supuesto que le he dejado una nota haciéndole saber la acción tan incívica que ha cometido. Seguro que habrá cogido el papel y lo habrá tirado, pero con esto lo que quiero es llamar la atención sobre estas acciones que tan asiduamente son cometidas por los conductores sin saber el daño que puedan producir.