Publicidad

SUCESOS.- El 13 de julio de 2013 marcó una fecha importante en la vida de Juan Ramón Carrillo. Ese día su hijo de cuatro años y medio desapareció y, desde entonces, busca justicia. Esta semana, José S. F. “El Ganso”, y Manuel F. M. “El Floristero” se sientan en el banquillo acusados de la desaparición del menor. Ambos se han declarado inocentes ante el tribunal.

La familia del pequeño desaparecido hace cuatro años solicita doce años de cárcel, al contrario de la postura del fiscal, quien pide el sobreseimiento por falta de pruebas. Aún queda en la recámara la acusación de un vecino de Linares, uno de los siete detenidos por la Policía tras los hechos. El hombre, conocido como «El Perro», ha evitado el banquillo por falta de pruebas.

Con ese apodo es conocido un vecino de Linares. Él fue uno de los siete detenidos por la Policía meses después de los hechos. Los investigadores creían que era “el autor intelectual” de la desaparición. Había tenido algún enfrentamiento con la víctima y, según esta hipótesis, le tendió una emboscada en la que se valió de otras personas para perpetrarla. Sin embargo, la Audiencia decidió sacarlo del procedimiento por falta de pruebas contra él. Por ello, “El Perro” no se sentó en el banquillo de los acusados. El juicio continúa durante la jornada de hoy con la declaración de más testigos.