Publicidad

JAÉN.- El PSOE pide la intermediación efectiva del Ayuntamiento para que FCC, la concesionaria del servicio de limpieza y basura durante los próximos 20 años, garantice la disposición de todos sus recursos humanos para que la prestación se haga con la calidad que merece la capital. La viceportavoz socialista en el Ayuntamiento de Jaén, Mercedes Gámez, señala que el equipo de Gobierno del PP “tiene que ejercer una tutela responsable” sobre la prestación del servicio. “En esta ciudad hemos visto durante los últimos años que no sobraba ni un solo barrendero ni un solo operario de recogida de basura. Es más, la empresa podría incluso haber mejorado el factor humano junto con los de otro tipo porque el resultado de la prestación del servicio en estos años no ha sido la que habrían deseado los jiennenses”.

Por tanto, la edil recuerda que al aceptarse por parte del PP “sin discusión” algunas de las condiciones que la empresa ha presentado, como la reducción de la limpieza de las calles de siete a seis días el Ayuntamiento tiene que garantizar “que los vecinos no perciban una merma en la calidad del servicio”. “Y si para eso tiene que pedir que todos los recursos humanos con los que se contaban en la concesión anterior sigan haciendo su trabajo, ahora más que nunca se justifica la interlocución institucional con la empresa”.

No en vano, la dirigente detalla que no sería la primera vez que el PP se reúne con trabajadores y con la empresa por cuestiones laborales. Por tanto, no hay excusas ni vale decir que el Ayuntamiento no puede opinar en cuestiones que competen a la empresa. Desde el momento que hablamos del servicio público que más cuesta a la ciudad la capacidad de interceder del equipo de Gobierno es mucha y echar balones fuera no sería bien entendido”. El acuerdo plenario de adjudicación del contrato se encuentra ahora en el trámite de exposición pública durante quince días antes de pasar a definitivo, con lo que hay margen para pedir todas las garantías posibles, sentencia la edil.

Única candidata

La viceportavoz indica que ya en el pasado pleno y desde que se conociera la oferta de FCC, la única candidata a hacerse con la concesión de nuevo, “los socialistas y buena parte de la oposición en general dijimos bien claro que se recortaban prestaciones y que además del perjuicio para la ciudad no había información clara sobre cómo quedaría la plantilla”.

La concejala dice que con el ajuste del precio del contrato “era evidente que la empresa no iba a dar duros a cuatro pesetas y que de no cuidar por la administración esos flecos podría haber recortes bien en el servicio público bien en el empleo”. Y en este sentido, apostilla: “con un contrato a 20 años el Ayuntamiento bien podría haber pedido la inclusión expresa, negro sobre blanco, de algunas garantías, y más con una empresa que durante los 25 años anteriores no ha invertido lo que debiera en la ciudad en medios ni en recursos y sin embargo buena parte de este tiempo ha pasado factura al Consistorio al margen de la Ley de Contratos”.