Publicidad

JAÉN.- El Centro de Internamiento Las Lagunillas, bajo la coordinación del Servicio de Emergencias y Protección Civil  de la Delegación del Gobierno, ha llevado a cabo durante esta mañana un simulacro de incendio con participación de los diferentes efectivos que intervendrían en una situación real: desde el 112, bomberos, policía autonómica, policía local o la Empresa Pública de de Emergencias Sanitarias (EPES).

“El objetivo ha sido poner a prueba el Plan de Autoprotección del Centro de Internamiento,  simulando una situación real, hasta el punto de contar con heridos, traslado al puesto sanitario avanzado, coordinación entre 112 y los servicios de emergencias intervinientes con los responsables del propio centro”, ha indicado la delegada del Gobierno, Ana Cobo, quien ha estado presente durante el desarrollo de este dispositivo junto con los responsables de cada servicio implicado.

Para Cobo, “solo poniendo realmente en práctica lo que tenemos previsto, podremos saber qué funciona y qué debemos replantearnos”. Así ha añadido que la responsabilidad de todo centro donde conviven personas, “pasa por tener bien claro y preparado el cómo se debe actuar en cada situación extraordinaria, circunstancia que se ve  exponencialmente aumentada si son menores y más aún, tratándose de personas privadas de libertad, que dificulta enormemente la evacuación normal de un inmueble”.

En este simulacro de incendio de grandes proporciones han intervenido más de 50 profesionales, además de vehículos de bomberos y ambulancias, y ha contado con la participación de todas las personas que se encontraban en el centro de internamiento en ese momento. Estos últimos sólo estaban parcialmente informados de la realización de este simulacro, pero sin conocer el día ni la hora, ni donde se iba a producir el supuesto incendio para cumpliendo las funciones que cada uno tiene asignadas en el Plan de Autoprotección.

Protagonismo activo

“Los menores han tenido un protagonismo muy activo, con un alto grado de implicación sobre lo que era importante poner en práctica, que previamente tienen ensayado en caso de emergencias”, ha explicado Cobo. Asimismo, ha valorado la importancia de llevar a cabo estos simulacros en el conjunto de los centros de trabajo, de educación y ocio, “en una sociedad organizada y avanzada como la nuestra, en la que debemos estar prevenidos para evitar  males mayores en caso de catástrofes de todo tipo, de las que, por desgracia, no podemos escapar, pero si podemos estar lo más preparados y concienciados posibles”.

Tras el simulacro, se ha llevado a cabo una reunión con todos los participantes, coordinada por el Servicio de Emergencias y Protección Civil (que ha dirigido todo el simulacro desde la primera de las tres reuniones preparatorias hasta el final), para evaluar el desarrollo del mismo, y donde se han encontrado diversas actuaciones que se deben acometer para mejorar el Plan de Autoprotección.

Algunos de estos han hecho referencia a aspectos relacionados con las infraestructuras relativa al aparcamiento, para facilitar la entrada de vehículos de grandes dimensiones de extinción de incendios, entre otros detalles menores. Para la delegada esta reunión “es lo más valioso del simulacro porque se valoran realmente las necesidades a cubrir y los aciertos a mantener, con lo que sin duda puede salvar vidas”. Igualmente, ha destacado “la excelente coordinación entre todos los profesionales participantes y la actuación clara y  ordenada”, que ha demostrado el equipo directivo del centro, encabezado por la directora, Ana Rivero.

Centro de menores ´Las Lagunillas´

El centro de menores infractores “Las Lagunillas”, depende y es propiedad de la  Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén, pero su funcionamiento está gestionado por la Fundación Diagrama Intervención Psicosocial, bajo la coordinación y supervisión del Servicio de Justicia de la propia Delegación del Gobierno. Las Lagunillas cuenta con un personal altamente cualificado encabezado por un equipo directivo con una directora y dos subdirectores, así como 52 educadores (que trabajan en tres turnos) y un equipo técnico formado, entre otros miembros, por dos psicólogas, dos trabajadoras sociales, un médico, un enfermero y un maestro, así como dos monitores de taller y personal de seguridad y otros servicios –cocina, limpieza.-.

Tiene capacidad para 44 menores de sexo masculino, que cumplen medidas judiciales dictadas por los juzgados de menores de Andalucía. Para la ejecución de las sentencias de los juzgados de menores, en todo el territorio Andaluz la Junta de Andalucía cuenta con 15 centros de internamiento, 19 centros residenciales con grupo educativo, 9 Centros de día, 8 Servicios Integrales de Medio Abierto (para medidas como Libertad Vigilada, tratamientos psicológicos y de drogadicción, Prestaciones en Beneficio de la Comunidad o talleres socioeducativos) y equipos de mediación en cada provincia.