Publicidad

JAÉN.- El último análisis de la situación laboral realizado por la Secretaria de Empleo de CCOO Jaén con datos oficiales (Servicio Público de Empleo Estatal) muestra, el incremento histórico de los parados mayores de 45 años en la provincia. Aumentando desde el 29,86% de media en 2007, al 41,17% de media en 2017 en las personas que en la actualidad se encuentran en esta situación.

Esto representa, un incremento en 10 años de 17.687 personas paradas mayores de 45 años, a pesar de tener la provincia menor población. Estos datos reflejan que este colectivo está castigado por la crisis donde más de la mitad de los parados que superan esa edad no ha sido llamado ni para una entrevista y la mayoría tiene cargas familiares o no ha terminado de pagar su hipoteca. Pero las cosas no les han ido mucho mejor a los que han tenido la “suerte” de conseguir empleo en este periodo porque se han visto obligados a aceptar, en muchos casos, subempleos temporales y parciales.

Mujer de más de 45 años, con más de 24 meses sin conseguir trabajo y que proviene, sobre todo del sector servicios. Ese es el perfil medio que mayoritariamente ahora mismo está demandando empleo, en total son 13.296 paradas, frente a los 10.728 hombres parados mayores de 45 años en nuestra provincia. No sólo están por delante de la cantidad de hombres que no trabajan, sino también su contratación es comparativamente grosera y sus sueldos son muy inferiores. La combinación letal para convertirse en un parado de larga duración en Jaén es contar sólo con estudios de Primaria, ser mujer y, sobre todo, tener más de 45 años.

El colectivo con mayores dificultades

Estos datos constatan que se trata de uno de los colectivos con mayores dificultades de acceso y permanencia en el mercado laboral y que por tanto pertenece al grupo de los denominados colectivos desfavorecidos ante el empleo en nuestra provincia, junto con los/as jóvenes, las mujeres y las personas inmigrantes. Porque si para los jóvenes el desempleo supone, ante todo, un problema de inserción y para las mujeres un problema de segregación, para los mayores de 45 años se presenta como un riesgo de exclusión. El alargamiento en el tiempo de la situación de desempleo ha provocado que este colectivo haya agotado en gran medida las prestaciones contributivas generadas.

Quedarse en paro a las puertas de la jubilación, teniendo en cuenta que las posibilidades de encontrar otro empleo se complican, puede llevar a que la persona afectada sólo reciba un 60% de la pensión que le correspondería de haber seguido su carrera laboral hasta la edad de jubilación ordinaria.

Desde el sindicato proponemos definir oficialmente como colectivo prioritario y urgente a desempleados/as de largas duraciones mayores de 45 años. Impulsar la creación de empleo. Fomentar la contratación indefinida de personas mayores de 45 años. Desarrollar campañas de sensibilización que pongan en valor la edad como un elemento de suma como principales propuestas.