MOTOR&SPORT | Consejos en la compra de un coche de ocasión

0
742
Vehículos de ocasión
Publicidad

El planteamiento a la hora de la compra de un coche de ocasión o segunda mano se puede plantear desde la atención y repaso a ocho elementos en los que se debe de basar la compra de un coche de estas características que probablemente se disfrute durante algún tiempo. Desde HoraJaén Motor&Sport se dan ocho consejos para que la adquisición de este tipo de compras prácticas sean un éxito rentable. Los datos correspondientes al año pasado hablan por sí solos apreciando un incremento, según el Instituto de Estudios de la Automoción (IEA), del 17,3%, con respecto al 2015. Las mismas fuentes aseguran que más de la mitad de las ventas de coches de ocasión se hacen entre particulares, que en muchas ocasiones, resta garantías sobre el verdadero estado del vehículo. De ahí que resulte clave identificar los coches con problemas y conocer cual puede ser el coste de las reparaciones que haya que realizar.

OCHO PUNTOS A TENER EN CUENTA EN LA COMPRA DEL V.O.

  1. ARRANQUE.

En los vehículos de gasolina, un mal arranque en frío puede deberse a un fallo en el sistema de inyección o de regulación de la mezcla. En cambio, en los diésel, el mismo síntoma puede alertar de la existencia de incandescencia o incluso en la inyección del motor, este último puede provocar averías de más de mil euros. La recomendación es comprobar que el motor de arranque no haga ningún ruido tanto al iniciar como al soltar la llave, ya que podría esconder averías mas graves y costosas.

  1. DIRECCIÓN.

Para confirmar que no hay problemas en la dirección del vehículo, lo primero es girar el volante en todo su recorrido: atentos a cualquier ruido extraño ya que el volante gire fluidamente en todo su recorrido. No está de más comprobar el estado del líquido hidráulico que suele caer en el olvido cuando se debería de revisar periódicamente.

  1. SUPENSIóN.

Junto con la dirección y los frenos, los amortiguadores están entre los elementos que más hay que prestar atención y cuidado en la compra de un coche usado. Una referencia a la hora de comprobar que estén en buen estado es que los neumáticos se desgasten bien por ambos lados. También es recomendable hacer una prueba dinámica con ciertos cambios de dirección y pasar por ciertos baches y comprobar su comportamiento e inexistencia de ruidos.

  1. FRENOS.

Si el coche que se piensa adquirir equipa ABS y ESP habría que comprobar que los testigos se encienden al poner el contacto y se apagan al poco de arrancar: esto indica que los sistemas funcionan correctamente.

  1. NEUMÁTICOS.

Tan importantes como olvidados, los neumáticos son una de las partes vitales del vehículo, ya que es el único elemento que está en contacto con el asfalto. Por ese emotivo es imprescindible comprobar el desgaste irregular, que estén en buen estado y que la medida sea la suya o equivalente y aparezca en la ficha técnica del coche.

  1. TRANSMISIÓN.

La transmisión es el sistema de transferencia de la fuerza del motor a las ruedas. Por ello, se recomienda comprobar el embrague que tiene que tener buen tacto, y que no haya ruidos y el recorrido del pedal. Comprobar que las velocidades se insertan bien tanto en frío como en caliente y que ninguna rasque al cambiar. Si al acelerar y tomar una curva aparecen vibraciones fuertes, será un indicativo del mal estado de este elemento.

  1. ESCAPE.

El color del humo que sale por el tubo de escape implica diferentes problemas. Un humo azul indica el consumo de aceite (motor en mal estado y reparación muy cara). Si es blanco puede significar que falta carburante en la combustión o que hay condensación en el escape, sobre todo cuando esta frío en invierno. Si el humo es negro, quiere decir que consume demasiado carburante. En cualquier caso, los arreglos son menos caros en estos dos últimos casos.

  1. FAROS.

La comprobación de todas las luces es básica a la hora de comprobar su funcionamiento (largas, cortas, posición, antiniebla, marcha atrás e intermitentes). Si no es así, puede existir un problema en estos elementos de bombillas o fusibles e incluso en la centralita de luces. Si la intensidad no es constante, habrá que revisar el alternador o el cableado.