El olivar ya ha perdido un 25% de sus produccion por culpa de la sequía

0
813
Estrés hídrico en la aceituna de Jaén. FOTO: José Torres
Publicidad

JAÉN-. Una campaña complicada. Así ha calificado el secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, la situación actual en el olivar motivada por la sequía, que ya ha causado la pérdida del 25% de la producción con respecto al pasado año. Y eso es a día 16 de octubre, porque de no llover en los próximos meses, la disminución de cosecha se agravará. En una rueda de prensa junto al secretario de Organización, Elio Sánchez, hemos presentado el informe elaborado por comarcas con el que llegamos a la conclusión de que, si no se permite continuar con los regadíos hasta finales de octubre, la campaña estará muy por debajo de la pasada.  «El último año hidrológico se ha cerrado con menos de 400 litros por metro cuadrado en toda la provincia. Si no fuese por el 40% de superficie de olivar que está en regadío, y que será el colchón que sostendrá esta campaña, estaríamos hablando de una situación catastrófica, en la que cuantificamos las pérdidas en un 25% con respecto a la pasada campaña. Disminución al día de hoy, porque si la ausencia de lluvias se prolonga durante este mes de octubre y noviembre la pérdida será mayor. En el mejor de los otoños estamos seguros de no vamos a llegar a las cifras de la pasada campaña y que cada día que no llueve se reduce la producción», afirma Cristóbal Cano.

Ante esta situación, solicitan la ampliación del riego hasta el 31 de octubre, porque hay comunidades de regantes que no han consumido la dotación que tienen asignada y porque no se ha desembalsado la totalidad de la cantidad fijada, 1.200 hectómetros cúbicos, quedando pendiente sin aprovechar entre 100 y 200. «El olivar es el cultivo que más aprovecha el regadío y con menos dotación por hectárea se tiene el máximo rendimiento, ya que son regadíos sostenibles y modernos que apuestan por el ahorro», recuerda el secretario general de UPA Jaén.  Asimismo, reclaman la puesta en funcionamiento de la Presa de Siles. El próximo 19 de octubre se cumple el segundo aniversario de la foto de la ministra, no de su inauguración porque no está prestando servicio ni cumpliendo los objetivos para los que se diseñó. Se trata de una infraestructura que, después de dos años, tiene nula utilidad para la comarca. «Es una incoherencia que con la cantidad de agua que tiene la presa, y en un año como este, la comarca de Segura no esté aprovechando los recursos. Sus 30 hectómetros cúbicos son una insignificancia en el total de la Cuenca, por lo que no se trata de una presa de regulación. Sus objetivos son el regadío de la comarca y el abastecimiento. Por eso reclamamos que primero se ponga en servicio la presa para el riego legal; después que se aumenten las concesiones y, por último, que se ejecuten las canalizaciones», señala Cristóbal Cano.

Además, el secretario general de UPA Jaén ha mostrado su malestar y disconformidad con la decisión de la Subdelegación del Gobierno de denegar el permiso a la concentración que la Plataforma por el Regadío de la Presa de Siles tenía prevista realizar el próximo jueves, 19 de octubre, con motivo de ese segundo aniversario. «La Plataforma había solicitado permiso para una concentración que, a mala fe, la Subdelegación ha denegado amparándose en la Ley. Le informamos que no la haremos el 19, pero que cuando nos dé el permiso, en pocos días, estaremos allí para visibilizar el estado actual de la presa después de dos años infrautilizada y que no da respuesta a los objetivos previstos», lamenta.

En cuanto al río Guadalbullón, el secretario de Organización, Elio Sánchez, denuncia que desde el 30 de septiembre no se ha convocado la Mesa, lo que hace que, después de un verano «más o menos operativo, aunque las comunidades con concesiones no han podido regar ni cuatro días», en la actualidad «no haya turnos y solo coja agua el que le pase por delante». «A finales de septiembre la Mesa dejó de funcionar. Las organizaciones que formamos parte de ella solicitamos que continúe porque en este río hay que racionar el poco agua que baja hasta que llueva. Y eso se hace con turnos. El problema es que hay comunidades de regantes con concesión que no pueden regar y que puede ser que pierdan hasta un 60% de su cosecha por no darle los últimos riegos. Requerimos a la CHG, y así se lo hemos planteado por escrito, que tutele el uso racional y eficiente del agua. Lo permite la Ley de Aguas y por eso se tiene que continuar con la Mesa del Guadalbullón y dotarla de medios, porque llevamos todo el verano sin guardería, con lo que se están incumpliendo los turnos», concluye Elio Sánchez.