Publicidad

JAÉN-. La Fiscalía de Jaén ha añadido el delito de torturas en la acusación que ha formulada contra un vecino de Arjona por los continuos casos de maltrato a su mujer a la que llegó a apagar cigarrillos en uno de los brazos. Este joven maltratador es reincidente y ya tiene una condena firme por agresión y tiene dos casos más contra dos mujeres. Golpes e insultos fue una tónica habitual del trato de este joven de 22 años contra su mujer durante los tres meses posteriores a su boda. Además hubo episodios de apagar las colillas en los brazos, le escupió en la boca, corte de pelo forzado e incluso le llegó a orinar encima, en alguna ocasión.   Todo un rosario de maltrato físico y psicológico durante varios meses. Además, este arjonillero acusó a su mujer de haberle sido infiel lo que provocó que le diera una paliza con un ladrillo, una plancha y una vara, dejándola encerrada durante varias horas. Puede ser condenado a once años de cárcel.