Publicidad

JAÉN.- Tras valorar muy positivamente la respuesta de la sociedad jiennense al llamamiento efectuado para la manifestación del pasado día 30 de septiembre, en la que miles de personas salieron a la calle a exigir una sanidad pública digna, sin recortes ni privatizaciones, la Plataforma por la Defensa de la Sanidad Pública de Jaén ha acordado un plan de trabajo para los próximos meses, centrado en la reivindicación y propuesta sobre cuestiones concretas del sistema sanitario, y en el que no se descartan nuevas movilizaciones si las demandas ciudadanas no son atendidas. En palabras de Andrés Gómez, portavoz de la PSPJaén, “si el día 30 no hubiera asistido nadie a la manifestación, eso hubiera significado que la ciudadanía jiennense está contenta con su sistema sanitario. Lamentablemente, esa no es la realidad para las miles de personas que salieron a la calle, como pudo comprobarse”

Los colectivos sociales, sindicales y políticos que forman parte de la plataforma han acordado un plan de trabajo centrado en la definición de propuestas concretas, para las principales demandas existentes en materia sanitaria en la provincia de Jaén, tal y como ya hicieron, por ejemplo, con la propuesta de eliminación de la tercera cama y  reactivación del hospital Dr. Sagaz (Neveral), que fue aprobada por el Parlamento andaluz sin que a día de hoy la Junta de Andalucía la haya puesto en marcha.  De igual manera, se ha decidido la realización de una jornada informativa sobre las implicaciones que tendrá para la ciudadanía la Ley de garantías y sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, así como la realización de un plan específico de difusión e información sobre la atención primaria. La plataforma comenzará también en las próximas semanas una ronda de contactos con colectivos sociales y asociaciones de pacientes.

Seguirán poniendo de manifiesto las maniobras privatizadoras de los responsables de la gestión sanitaria de Jaén, que usan la provincia como laboratorio experimental en privatizaciones de diferente índole. El más claro de ellos, es el progresivo desmantelamiento del hospital de el Neveral con objeto de entregarlo a una empresa privada. «Seguimos denunciando que en lo básico, en los más elemental y cotidiano, la sanidad jiennense no cumple los estándares mínimos, ni de calidad ni de cantidad. Las tres camas en las 75 habitaciones, la masificación de las consultas, especialmente las de oncología, de traumatología y las salas de espera de las urgencias. El desbordamiento de la listas de espera, con maquillajes incluidos que ya en su momento denunciamos y, en estos momentos, el enorme aumento de la respuesta de atención primaria. Vamos ahora por 5 días de espera para ser vistos por nuestro médico de familia o una semana para la realización de una analítica en cualquier centro de salud. En breve pondremos en manos de la opinión pública un estudio, ya iniciado, de las sustanciosas cantidades que el SAS de Jaén paga a empresas privadas por servicios privatizados», subrayan.