Publicidad

JAÉN.- CSIF Jaén denuncia la grave falta de personal administrativo en los institutos de la ciudad de Jaén y otros centros educativos dependientes de la Junta, que en este inicio de curso está provocando un caos organizativo, además de un ambiente de trabajo insoportable debido a que los estudiantes no pueden recibir un servicio adecuado. Según ha tenido conocimiento CSIF, hay institutos que en estas fechas no cuentan con ningún administrativo para las gestiones de secretaría y administración, como es el caso del centro de adultos Antonio Machado de Jaén. En este sentido, hay también centros dotados de forma insuficiente, cuyas plazas vacantes no son cubiertas por parte de la Junta de Andalucía. Esto es debido a los recortes que se vienen produciendo dentro de la Función Pública Andaluza en los últimos años, que impide que se cubran las vacantes que dejan los funcionarios jubilados o desplazados, y con motivo, además, de la movilidad producida a raíz del último Concurso de Méritos y de Traslados.

En este caso y bajo mínimos se encuentran diversos centros como es el IES Las Fuentezuelas que con 1.300 alumnos y cuatro plazas de personal administrativo en su Relación de Puestos de Trabajo (RPT), solo están cubiertas dos. Misma situación tiene el IES Reyes de España con una plaza cubierta de las tres que tiene en la RPT para los más de 1.100 alumnos. También, solo una persona interina para hacer las gestiones de administración en el IES Jabalcuz, que cuenta con más de 800 alumnos más lo que se encuentran en la Escuela de Adultos. Toda esta situación deriva en que las gestiones administrativas de estos centros educativos han de ser desarrolladas por el personal de Servicios Generales o los propios docentes, quienes se ven obligados a realizar tareas de gran responsabilidad y que les son ajenas a sus competencias. Así, desde CSIF se insta a la Delegación de Educación a que solvente esta situación a la mayor brevedad, proporcionando el personal necesario a cada uno de estos centros para su correcto funcionamiento, de modo que se ofrezcan unos servicios públicos de calidad, tal y como merecen los usuarios y los propios profesionales.