Publicidad

JAÉN.- La Junta de Andalucia ha confirmado que el lince ibérico hallado muerto por arma de fuego en un paraje de Sierra Morena tenía cien plomos de munición del seis mientras se continúa investigando para dar con el responsable de este acto. De hecho, el delegado de Medio Ambiente, Juan Eugenio Ortega ha señalado que se personarán como parte afectada en caso de haber proceso judicial. Mientras el Seprona de la Guardia Civil sigue con sus diligencias para dar con el o los reponsables. El cadáver de este ejemplar hembra, de unos dos años, fue localizado hace tres semanas y remitido para la necropsia al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Málaga, donde las radiografías revelaron que la causa de la muerte había sido por disparo, por lo que se trata de localizar al responsable o responsables. Ortega en esta declaración ha recordado que constituye un delito penal este hecho y ha añadido que se  impulsa la apertura de expediente sancionador porque se ha matado en una finca.