Publicidad

MOTOR&SPORT | Siempre es un placer y un documento muy ilustrativo realizar una entrevista a un jiennense con una historia que contar. En este caso, el protagonista es Rafael de la Casa, gerente de Autorapid, empresa vinculada al sector de la automoción en Jaén cuya activad radica en la reparación de vehículos en el apartado de chapa y pintura, además de ofrecer servicios integrales de mecánica rápida, electricidad, limpieza y neumáticos.

Rafael de la Casa comienza su trayectoria profesional siendo muy joven. Concretamente, fue con dieciséis años cuando se inclinó por la profesión de chapista y pintor de automóviles, dejando los estudios para dedicarse de pleno a ello.

Sus inicios en el campo laboral y la chapa y pintura comienzan en Talleres Mazón, donde empieza como aprendiz iniciando su carrera profesional para, entre 1985 y 1986, trabajar en talleres Delgado, situado en el polígono los Cabales. En 1990 monta su negocio particular junto a su hermano, hasta que llega 2005, cuando, de forma independiente, crea Autorapid, dedicado, en aquel momento, a la chapa y pintura de automóviles exclusivamente.

Su visión del negocio y la progresión y adaptación a las necesidades de sus clientes hace que amplíe Autorapid en 2007 para contar con unas instalaciones de 800 metros en la calle Huelma y Chilluévar del polígono de los Olivares.

Rafael de la Casa es un profesional inquieto y con miras de futuro y, por ello, inaugura unas nuevas instalaciones en 2018 con 1.200 metros, situadas en la calle Castellar, donde amplía sus servicios, además de chapa y pintura, ofreciendo servicios integrales con mecánica rápida, neumáticos, electricidad, revisiones y limpieza de interiores de vehículos.

El éxito, según de la Casa, radica en la evolución constante y la modernización del trabajo, dotando a sus instalaciones de las mas modernas herramientas que permiten una mayor eficacia y rapidez en las reparaciones y servicios que ofrece Autorapid. La aparición de nuevas pinturas y productos acelerantes permite una mayor eficacia en las operaciones y un trabajo mucho más rápido.

Para ello, Rafael de la Casa cuenta con un equipo de diez profesionales donde destaca su preparación y, sobre todo, su juventud, dirigidos y motivados por este profesional de Jaén. Los nuevos materiales, pinturas y colores que los fabricantes introducen en los automóviles actuales han obligado a la adaptación de Autorapid a los tiempos actuales donde, en diferentes casos, el plástico forma parte de los vehículos actuales y su reparación requiere de grandes conocimientos y de la más absoluta profesionalización, algo con los que cuenta Autorapid, y que complementa con diferentes servicios añadidos para convertirse en un centro de servicios completos donde la mecánica, la electricidad, neumáticos, limpieza y mantenimiento son valores añadidos de los que disfrutan los clientes.

Rafael de la Casa tiene muy claro qué camino seguir en la constante evolución que ha desarrollado y donde la crisis le ha hecho tener una visión diferente a la que se podría tener en años anteriores. El éxito de Autorapid está basado en el trabajo, nuevos criterios y ofrecer precios competitivos que generen confianza entre sus muchos clientes, adaptando la empresa y dotándola de un alto índice de profesionalidad para trabajar de forma organizada y en cadena con el objetivo de dar respuesta al volumen de trabajo con unos márgenes menores.

La evolución, la formación y la modernización son parte de la organización de Autorapid. Los nuevos y más modernos utillajes, los materiales más actuales y sobre todo, la respuesta a las necesidades de los clientes son las máximas con las que Rafael de la Casa trabaja cada día para optimizar la producción y organizar un trabajo estructurado para abaratar costes y precios finales, muy parecidos a los que había hace diez años.

Volumen, profesionalidad y dirección correcta son las claves para que Autorapid y Rafael de la Casa sean uno de los exponentes en la reparación de chapa y pintura y de servicios integrales que dan respuesta rápida a los problemas y necesidades de los clientes. Unas instalaciones completamente dotadas y situadas en la calle Castellar parcela 18 del polígono de los Olivares en Jaén.