Publicidad

JAÉN.- Han pasado 25 días desde que comenzara el incendio que se declaró en el paraje Trujala en pleno corazón de la Sierra de Segura. A las faldas del pico El Yelmo se han quedado algo 687 hectáreas de pinar y arboleda, con diversos grados de afección en la vegetación, en lo que ha sido un puñal a este pulmón de la naturaleza. La rápida actuación de los equipos del servicio de extinción de incendios de Andalucía, Infoca, permitió estabilizarlo en apenas 24 horas aunque arrasó en tan poco tiempo una cantidad increíble de naturaleza. Desde ese días las labores para extinguirlo no ha parado pero porque seguían ardiendo algunos rescoldos y tocones y raíces. Ya apagados se puede dar por finalizadas las labores de este fuego que ha afectado al 0,3 por ciento del Parque Natural, que tiene más de 210.000 hectáreas. Mientras, la Brigada de Investigación de Incendios Forestales ha realizado su labor de investigación que apunta a que hubo cuatro focos y retardantes en el comienzo del incendio que lo hizo altamente peligroso. De hecho, las primeras pesquisas apuntan ya a algún sospechoso pero la Guardia Civil aún no ha realizado ninguna detención para concluir la recogida de todas las pruebas para hacer una acusación definitiva y que el causante de este desastre natural pague por los daños ocasionados en el incendio. Las lluvias que han caído estos dos últimos días han permitido darlo por apagado. La orografía tan complicada donde se produjo el fuego ha sido uno de los elementos para demorar tanto su declaración de total extinción.