Publicidad

JAÉN.- Partido con máxima tensión y emoción entre el Jaén Paraíso Interior y ElPozo Murcia en el Trofeo Olivo que se ha celebrado en la Salobreja ante un pabellón que a pesar de las fechas estuvo lleno hasta la bandera. Al igual que ocurriese en San Javier, los jugadores no tardaron más que unos pocos segundos en olvidarse de que el partido era de los veraniegos. La intensidad fue la máxima desde el inicio y la cautela la propia de choques entre rivales de entidad. La calidad sobre la pista era mucha, como la que tiene por ejemplo Burrito. El malagueño sacó la primera ovación de la grada con una jugada de galería. Tiró un autopase picado para marcharse al mano a mano, salió Fede a tapar y le lanzó la vaselina el amarillo. Solo el larguero evitó el que habría sido un gol de ensueño.

El juego con el pívot iba dando resultado y tanto Ángel como Alan se fabricaron ocasiones a la media vuelta. Se llegó al ecuador con un total dominio amarillo del juego pero este no se transformaba en goles, por mucho que lo intentó Dani Martín en un par de ocasiones.  Los minutos fueron transcurriendo entre un sosegado control jienense y los intentos de contragolpe de un ElPozo Murcia que no encontraba la manera de hincarle el diente al cuadro de Dani Rodríguez. Tanta fue la igualdad que ninguno de los dos equipos fue capaz de mover el marcador antes de que se llegase al receso ecuatorial. La segunda parte comenzó con la misma dinámica que la primera. Mucho color amarillo en el ritmo del juego pero las ocasiones llegaban a cuentagotas. Fue buena sin embargo la que tuvo Boyis, con un disparo escorado, pero mejor la intervención de Fede fue todavía mejor para impedir que llegase el tan ansiado tanto jiennense. Se convirtió en la estrella de su equipo el cancerbero que acto seguido sacó una mano impresionante a Alan Brandi en otro remate prácticamente a bocajarro.

Por si no estaba siendo buena su actuación, Fede añadió a su currículum el pararle un doble penalti a Carlitos cuando restaba seis minutos de juego. De todas formas Jaén había crecido sobremanera en el partido y Dani Martín dio buena prueba de ellos con una jugada individual que tuvo que salvar el equipo charcutero sobre la línea. También ElPozo enseñó los dientes ante la cercanía del fin del partido. De hecho, Andresito hizo restallar el larguero a cuatro del final. Respondió Ángel Bingyoba con un disparo que silbó rozando la madera pero el tiempo se escurría sin que nadie acertase con la portería rival. Como ya ocurrió en San Javier, hubo que volver a los penaltis para decidir el partido y por desgracia se repitió el mismo resultado. Falló Carlitos y el IV Trofeo del Olivo viajó para Murcia.