Publicidad

JAÉN.- Migue Montes ha sido presentado como el último fichaje del Real Jaén para esta temporada, protagonista del último ascenso del club blanco a Segunda División A, con sus goles decisivos a Lleida y Huracán. Es el nueve que de momento pone la guinda a una plantilla con hambre de éxitos. Viene de jugar play off de ascenso a Segunda División B con el Guadalajara, anotando diecisiete goles, y cuenta con más de cien partidos en Tercera División y más de ciento cincuenta en la categoría de bronce, donde después de su éxito aquí militó en clubes de prestigio como Melilla o Linense. Vuelve con la ilusión de aportar goles y ser de nuevo decisivo en el equipo de su tierra.  Montes se ha mostrado “muy ilusionado y emocionado. Jaén siempre ha sido y será mi casa, y a pesar de que el club no esté en la situación que todos quisiéramos y que la entidad y la ciudad merecen, me alegro mucho de volver. El Real Jaén siempre ha sido sufridor por naturaleza, aquí las cosas nunca son fáciles, pero yo vengo con toda la ilusión de devolver al equipo a Segunda División B y de corresponder el interés que esta gente ha puesto en que vuelva a mi club”.

Preguntado por las circunstancias de su regreso, ha indicado que “al final todo se resume en que Jaén es mi casa, yo era del Real Jaén de pequeño, soy del Real Jaén ahora, me duele este club y siempre estoy pendiente de él. Firmé hace poco por el Ontinyent de Segunda B, porque su entrenador llevaba dos años detrás de mí, pero a los pocos días de llegar él se fue de allí, y a partir de ahí cambió todo lo que se me había propuesto, no estaba cómodo y en cuanto salió la opción de volver aquí todo fue muy rápido, porque yo estaba deseándolo. Antes ya había habido un acercamiento, y no se concretó por las ofertas que tenía de categoría superior, pero ahora pensándolo bien creo que ya ha llegado un momento en que en la vida hay que plantearse la felicidad por encima de todo, y estar en Jaén ahora mismo es lo que me hace más feliz”. También se refirió a las diferencias entre el Migue Montes que estuvo aquí y al de ahora: “He cambiado muchísimo. Un futbolista siempre va creciendo e intentando mejorar. En su momento asumí aquí el rol que creo que me correspondía, como suplente de Diego Cascón, y aporté todo lo que pude. Ahora creo que soy un jugador más protagonista, tanto dentro como fuera del terreno de juego”. Sobre lo bien que ha acogido su fichaje la afición, reconoció que ello supone a la vez presión y alegría: “Yo me lo tomo como alegría, pero hay que ser realistas y en Jaén se exige mucho. A mi me encanta la presión, y creo que en los momentos complicados es cuando mejor respondo. Sé que habrá momentos malos, pero creo que habrá más momentos buenos”. Finalmente, admitió que está disponible para el encuentro del sábado, y que está “deseando jugar”.