Publicidad

JAÉN.- Hace un año la provincia de Jaén se despertaba impactada por el accidente que sufría uno de los grupos musicales del momento, naturales de Baeza y que volvían de un concierto en el Festival Medusa Subeach de Cullera en Valencia. El 14 de agosto de 2016 a pocos kilómetros de Úbeda el coche en el que viajaban los músicos jiennenses chocaron de frente con la  furgoneta de Miguel Ángel Lanzas, panadero de Linares. José “Chino” Marín, voz y guitarra fue el más perjudicado de todos con traumatismo abdominal y encefálico que lo tuvo en coma inducido durante varias semanas. Sigue con rehabilitación en una conocida clínica madrileña donde acude a las sesiones de recuperación. Eso sí, hace poco menos de un mes, el pasado 20 de julio, publicaron una foto para alegría de sus seguidores y fans de los cuatro, juntos de nuevo, reunidos, en una calle de Madrid. Era la primera imagen juntos tras el accidente con un escueto pero claro mensaje “celebrando la vida”. Aun no se sabe qué pasará con el grupo porque la recuperación ya se preveía lenta y no hay detalles de posibles secuelas en alguno de los componentes el camino emprendido es esperanzador y con miles de fans esperando que vuelvan a pisar pronto un escenario.