Publicidad

JAÉN.- Los apicultores de la provincia de Jaén han finalizado la campaña de recolección de la miel de verano, con una cosecha media, parecida a la que se obtuvo el pasado, y ello a pesar de la sequía, según COAG-Jaén. Y es que, según ha informado este miércoles el responsable del sector apícola de en la organización, Tomás Torralba, en un principio las perspectivas no habían sido muy halagüeñas y se esperaba un año malo en términos de producción debido a la escasez de lluvias. «Sin embargo, se han podido salvar los muebles», ha comentado. En este sentido, ha apuntado que la producción mejoró con las lluvias recibidas en los meses de abril y junio, aunque se vio después perjudicada con las elevadas temperaturas de final de junio, por lo que las colmenas se quedaron paradas.

«Tanto es así, que finalmente la producción puede considerarse como media, con unas 210 toneladas de miel obtenidas en la provincia y una media de entre cinco o seis kilos por colmena, teniendo en cuenta que existen unas 38.000 actualmente en Jaén», ha precisado. Ha añadido, además, que las perspectivas son positivas de cara al año que viene, ya que las colmenas presentan un buen aspecto. No se espera mucho, sin embargo, de la cosecha del próximo otoño, que «va a ser prácticamente anecdótica y solo se obtendrá miel de algunas colmenas». En lo que respecta al precio, ha indicado que se ha recuperado en la presente campaña y se ha mantenido en los tres euros por kilo, ligeramente por encima de los costes de producción, que se encuentran situados en torno a los 2,7 euros por kilo. Una situación más favorable que la registrada el año pasado, cuando los precios se encontraban por debajo de los costes de producción.