Publicidad

JAÉN.- El PSOE constata el deterioro a pasos agigantados del adoquinado de la calle Campanas, principal puerta de acceso para el visitante a la Catedral y la Plaza de Santa María. La concejala socialista en el Ayuntamiento de Jaén, María Isabel Lorite, urge al alcalde, Javier Márquez, a un arreglo integral de la solería de esta calle, hundida en muchos tramos y donde se han perdido incluso piezas de adoquinado. “Esta calle se arregló hace muy poco tiempo, no tiene perdón el estado en el que se encuentra y eso es debido a que no se observan normas simples de conservación y no se es constante en el mantenimiento, algo que es una nota dominante de la política en las calles de todos los barrios sin excepción”, subraya. “Ese mantenimiento que es la base de la micropolítica de la que el PP habla mucho pero practica poco”, añade.

La edil pone de relieve que el paso de vehículos pesados por esta calle ha sido sin duda uno de los factores que ha contribuido a su deterioro. “En lugar de microbuses por esta calle y la Plaza de Santa María siguen circulando autobuses de gran tamaño y tonelaje, lo que no ayuda nada a la conservación”, indica. María Isabel Lorite recuerda que el mantenimiento general de los barrios “es una asignatura pendiente para el PP” que además trae consecuencias en forma de costes para el Ayuntamiento. “Lo que no se mantiene y se deteriora al final requiere de un arreglo completo que soportamos todos los jiennenses y que, con la situación económica del Ayuntamiento al final nunca se hace porque no hay dinero. Al final los vecinos se resignan a convivir con las calles en mal estado cuando con un trabajo constante en el tiempo del área de mantenimiento Urbano estas situaciones no se darían con tanta frecuencia como vemos”, considera. El PP termina siempre lamentando por no prevenir”, añade.

La concejala pone de relieve además que la calle Campanas es un punto capital del eje turístico de Jaén. “Al PP se le debería poner la cara colorada con el estado general de los barrios. Debería mirar por todos y especialmente por el centro urbano, porque la impresión que se da no es la mejor para el visitante. No sirve de nada tener maceteros con flores que se riegan a diario si el pavimento está en las condiciones en las que está”, apostilla.