Publicidad

JAÉN.- Familiares y pocos amigos. Funeral íntimo para despedir esta mañana a Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid. Sus  cenizas reposan desde esta mañana en el panteón que su familia tiene en el cementerio Jardín Virgen de Linarejos, en Linares, localidad que le vio nacer en agosto de 1947. Los restos de Blesa descansan con sus padres, Miguel y María Dolores, desde primera hora de este viernes donde han estado trabajando los operarios del cementerio para dejarlo todo preparado para cuando llegaran los familiares con la urna. En ese mismo panteón, en el año 2000 Blesa dio sepultura a su madre acompañado por el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar. Hoy, sin embargo, no se espera que acudan rostros conocidos para darle un último adiós. Ya por la tarde, la parroquia San Francisco  ha acogido la misa funeral. José Rodríguez, ha sido el encargado de oficiar el funeral. En este caso más de 200 personas han llenado la iglesia donde los familiares asistentes han recibido muestras de pésame y de apoyo. Numeroso linarenses y medios de comunicación se han congregado en los alrededores del templo, en la céntrica Plaza de San Francisco de la localidad. En la homilía, el párroco ha solicitado que esta celebración sirva a todos los presentes para “pedir por el eterno descanso de Miguel”, y ha añadido que “yo a Dios le presto mi corazón y mis labios y Él habla”. Carmen, una hermana de Miguel Blesa, ha señalado que “nada ni nadie nos hacía sospechar la batalla que estaba librando en su interior después de estar luchando cuatro largos años”, al tiempo que ha hecho mención a sus recuerdos y aficiones, además de pedir que proteja a su esposa, dé consuelo a su hija, proteja a sus nietos y siga ejerciendo de hermano mayor. Su hermano Ramón también ha tenido palabras de recuerdo y de agradecimiento a todos los presentes a la misa y ha finalizado su intervención diciendo sobre Miguel Blesa: “Siempre te llevaremos en el corazón y estarás presente en nuestro pensamiento”.