Publicidad

JAÉN.- Cientos de agricultores de Jabalquinto están sufriendo daños importantes en sus olivares por la superpoblación de conejos en el término municipal. Los roedores destrozan los sistemas de regadío y destruyen las olivas recién plantadas. El valor de los daños, sumado a los gastos y medidas que están teniendo que adoptar los olivareros, es millonario. La Cooperativa Nuestro Padre Jesús de Jabalquinto se ha reunido con las comunidades de regantes, Ayuntamiento y cazadores para adoptar soluciones. El responsable del coto de caza ha informado en esta reunión de que el término de Jabalquinto está declarado zona de emergencia, pero que Medio Ambiente aún no les ha autorizado para que puedan cazar, por lo que se insta a la Junta de Andalucía a actuar con urgencia. El alcalde, Pedro López, también se ha comprometido a solicitar una reunión con Medio Ambiente para que las soluciones no se demoren, dado el volumen de los daños que están sufriendo los agricultores.

La plaga de conejos se está cebando especialmente con las tuberías de los riegos. Las canalizaciones que no están enterradas sufren sistemáticamente los ataques de los roedores. Ni instalando numerosos bebederos se consigue frenar el problema, y  las fugas y pérdidas de presión vuelven apenas se reparan las averías. La única solución es embarcarse en fuertes inversiones para enterrar las conducciones. O eso no sufrir problemas constantes con el riego en un año de sequía.

Las olivas recién plantadas también son objetivo de los conejos. Los agricultores están teniendo que protegerlas con mallas para evitar que las roan, con el consiguiente gasto en mano de obra y materiales. La entidad de la plaga es tal que en algunos casos están devorando brotes nuevos en olivas viejas, comprometiendo cosechas futuras. “No estamos hablando de unas cuantas tuberías y olivas roídas, sino de kilómetros y kilómetros de tuberías que se han tenido que sustituir varias veces desde la primavera, y de muchas reposiciones de olivas recién plantadas y miles de mallas instaladas. La plaga de conejos le está costando a los agricultores de Jabalquinto millones de euros”, explica José Luis Poveda, presidente de la cooperativa Nuestro Padre Jesús.   La plaga, según denuncias de organizaciones agrarias, no sólo afecta a Jabalquinto, sino también a otros municipios vecinos como Mengíbar o Torreblascopedro. Y además del olivar están viéndose perjudicados otros cultivos como el algodón.