Publicidad

JAÉN.- El Ayuntamiento de Jaén mantiene el mismo dispositivo especial de prevención ante la ola de calor de esta semana y que tiene su incidencia en la capital, al igual que se hiciera a mediados del pasado mes de junio con ocasión de la primera ola de calor padecida, cuyos valores térmicos sitúan una “alerta roja”  por altas temperaturas que podrían alcanzar los 46 grados según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología. El Concejal de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Ruiz, ha informado que el Consistorio mantiene este dispositivo especial de coordinación entre los Servicios de Policía Local y Protección Civil mientras persista la “alerta roja” para atender con urgencia cualquier demanda que por este motivo pudiera producirse en la capital o extrarradio.   En este sentido, Ruiz ha señalado que cualquier incidencia por golpes de calor o producida por las altas temperaturas que pudiera llegar a conocimiento de las distintas patrullas de la Policía Local que diariamente patrullas la ciudad o atienden requerimientos, incluso en domicilios particulares, “se actuará de manera coordinada con el Servicio Municipal de Protección Civil y, en su caso, con el resto de servicios sanitarios de urgencias, para prestar de manera rápida y eficaz cualquier auxilio ciudadano que pudiera presentarse, que como es sabido puede realizarse mediante llamada telefónica a la Sala del 092 de la Policía Local o al Servicio Coordinador de Emergencias 112”.

Desde la concejalía de Seguridad Ciudadana se recomienda durante esta ola de calor, evitar la exposición solar demasiado tiempo, permanecer en lugares ventilados y frescos, no realizar ejercicios físicos al aire libre cuando el calor sea excesivo, tener una buena hidratación y, especialmente, tener en consideración como franja horaria mas delicada para los efectos del exceso de calor, entre las 20.00 y las 24 horas, en que la ciudadanía prevé, como es habitual, que comience  a refrescar relajando la hidratación y medidas de autoprotección.  Igualmente se recomienda especial atención por parte de los familiares o cuidadores con las personas más vulnerables (mayores que vivan solas en sus domicilios, discapacitados o enfermos crónicos.