Publicidad

JAÉN-. No hay agua en Jaén y la provincia empieza a pasar sed. Más concretamente el campo jiennense que ve como los embalses están en un 40 por ciento de su capacidad siendo los que menos cantidad tienen de toda la cuenca hidrográfica del Guadalquivir. De los más de dos mil hectómetros cúbicos de capacidad son poco más de 935 los que hay embalsados  cuando, aún queda lo peor del verano, que son los meses centrales, de julio y agosto. Un panorama nada halagüeño y más teniendo en cuenta que se encuentra cinco puntos por debajo de la media de la comunidad. El Quiebrejano es el que peor se encuentra con apenas un 21 por ciento de su capacidad. El embalse de Siles tiene poco más de un 24 por ciento. Entre los grandes de la provincia, como son el embalse del Tranco con una capacidad de 498 hectómetros cúbicos, está al 46 por ciento y el Giribaile, segundo en capacidad, en apenas un 31 por ciento. Jaén quiere agua y un nuevo otoño seco sería terrible para el campo jiennense.