Publicidad

JAÉN.- Asaja-Jaén exigea la Junta de Andalucía que se resuelva el caos en el que se han sumido los miles de expedientes de agricultores que solicitaron las ayudas a Modernización de 2016. Se trata de subvenciones para invertir en maquinaria, riegos o modernizar el olivar que se financian al 75% con fondos europeos y que, actualmente, son la única alternativa subvencionable para hacer más rentable del olivar. Pese a todo, la Junta, encargada de resolver las solicitudes y gestionar las ayudas, “ningunea a los agricultores y a las organizaciones agrarias encargadas de tramitar los expedientes” publicando en mayo una resolución plagada de errores, dejándola sin efecto días posteriores y anunciando, primero, que posterga hasta otoño la publicación del listado de expedientes admitidos y denegados, y después, que lo hará a mediados de julio. Asaja-Jaén pide a la Dirección General de Producción Agrícola y Ganaderade la administración autonómica que “deje de reírse de los agricultores” y ofrezca una solución rápida y eficiente. “Y que, si hace falta, dimita quien sea necesario”, añade. Asaja denuncia el “abuso y la falta de rigor” de la administración autonómica en la resolución de las Ayudas a Modernización de Explotaciones de 2016. Dichas ayudas, financiadas con fondos europeos en un 75 % (el Estado paga el 7,5% y la Junta el 17,5%) son una de las pocas herramientas con las que cuenta el sector agrario para invertir en tecnologías como mejoras de riegos, maquinaria, reconversión del olivar, nuevas plantaciones de cultivos leñosos, construcción de naves, etcétera. Todo ello, para hacer más eficientes y competitivas sus explotaciones.

Sin embargo, a pesar de que esas ayudas se terminaron de tramitar el pasado verano (del 1 de junio al 24 de septiembre de 2016), con un plazo de resolución de 6 meses y el compromiso de pago antes de fin de 2017, un año después el “caos” es absoluto y la indignación de los afectados no para de crecer. El pasado 23 de mayo se publicó la resolución provisional de los expedientes presentados en 2016, dando un plazo de alegaciones y con el anuncio de la consejería de que el presupuesto previsto en un principio se iba a triplicar. Tras la gran cantidad de errores detectados y sin que ese aumento de presupuesto fuera manifiesto, fue la propia Dirección General de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía la que, tan sólo siete días después de  haber hecho públicos los listados de admitidos y denegados, publicara en su web una contraorden dejando sin efecto dicha propuesta de resolución. Todo ello cuando entidades como ASAJA-Jaén ya habían tramitado unos cien expedientes que aceptaban su ayuda o recurrían en caso de no haber sido beneficiarios.

Después de “este absoluto despropósito” y esperando a que la consejería resolviese de buen grado este cúmulo de errores, las organizaciones agrarias han conocido que, no sólo no se han resuelto aún dichos errores, sino que persisten y asistimos con asombro, primero al anuncio de que al menos hasta septiembre no habrá propuesta de resolución provisional de los expedientes; y dos semanas después comunicarnos que lo harán a mediados de julio a pesar de los consabidos errores. Mientras, miles de agricultores siguen pendientes de esta subvención europea y sin poder invertir en sus explotaciones para hacerlas más eficientes por el mero hecho de que la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera, “no es capaz de hacer algo tan sencillo como baremar los expedientes presentados y resolver”. Además, tampoco dejarán plazo para presentar la convocatoria de 2017 (no es de recibo que haya una nueva sin haberse resuelto la anterior definitivamente) por lo que se habrá perdido un año de estas ayudas.

Asaja-Jaén pide responsabilidades dentro de la administración y que, de una vez, “dejen de reírse del agricultor”. “Que dimita quien sea necesario”, insiste Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de ASAJA-Jaén. “Lo que no puede ser es que, por su incompetencia y falta de rigor en la gestión, los agricultores pierdan tanto tiempo y dinero y sigan siendo ninguneados”, indica. “Hemos estado expectantes para ser si, de buen grado, se resolvía el caos y se publicaba la resolución corregida en junio, aun con meses de retraso, pero viendo que el desinterés manifiesto por arreglar la situación por parte de la Junta es evidente, exigimos al Director general o al propio consejero que se tomen el asunto como algo personal y busquen una solución eficaz y rápida sin tener que esperar más”, añade. “De lo contrario, tendremos que empezar a presionar de otra forma”, apunta.

Además, las ayudas a la Primera Instalación de Jóvenes en la Agricultura de 2016, también pagadas con fondos europeos y vinculadas a las anteriores, no se han resuelto tampoco, lo que los ha dejado fuera de la Reserva Nacional y del 25% extra que les concede la UE para el Pago Básico únicamente por ser jóvenes. Además, apenas se ha pagado el 10% de las de 2015. “No entendemos por qué la Administración autonómica, tan amiga de anunciar el adelanto de los pagos en otras subvenciones, se ceba con estas líneas, único modo subvencionable de modernizar y hacer competitivo nuestro campo y lograr que nuestros jóvenes se dediquen a la agricultura, propicien el relevo generacional y salgan de las listas del paro”, concluye Luis Carlos Valero.