Publicidad

JAÉN-. La Guardia Civil, en el marco de las distintas actuaciones llevadas a cabo, para el control de zonas de ocio,  se procedió a la inspección de un local sito en las inmediaciones de un parque de la localidad de Alcalá la Real, donde existían fundadas sospechas de que se pudiera estar suministrando tacaco de forma continuada a numerosos clientes a distintas horas del día, aprovechando el cierre de estancos y otros puntos de venta de tabaco. De igual forma, se tuvo conocimiento, que además era un local, donde acudían con mucha frecuencia, menores de edad, ya que dispensaba “chucherías” entre otros artículos de alimentación. En la inspección al establecimiento, se intervinieron 306 cajetillas de tabaco, el cual estaba siendo suministrado mediante su venta “a mano” careciendo de autorización administrativa para la venta del referido producto.