Publicidad

JAÉN.- En la actualidad uno de los mayores problemas para España lo representa el problema territorial, que en algunas Autonomías tiene ingredientes separatistas e independentistas. Parece como si los políticos quisieran volver a la breve experiencia de nación plurinacional de la Primera República, en el año 1873, cuando la República tuvo cuatro presidentes distintos en menos de ocho meses. Sus afanes soberanos e independentistas llegaron a distintas provincias y pueblos: Jaén, Granada, Cádiz, Sevilla, Barcelona, Cartagena, Algeciras, etc. Algunas de estas provincias tuvieron enfrentamientos entre sí, como sucedió entre Granada y Jaén, por una disputa de límites fronterizos, o la de Jumilla con Murcia. Pérez Galdós, se lo recordaba a sus amigos republicanos y socialistas, al escribir la historia de la Primera República, que la definió como “un juego pueril, que causaría risa si no nos moviese a grandísima pena”. En estos últimos cuarenta años, cuantiosos han sido los dineros públicos que han favorecido el independentismo. También han sido innumerables las situaciones que han dificultado el clima de entendimiento y colaboración con el resto de ciudadanos de otras Autonomías. Este problema no es único en España, sin embargo, lo hemos afrontado de manera muy diferentemente a otros Países Europeos, por ejemplo: Francia, Italia y Alemania. En estos Países, el asunto de la Unidad Territorial sus principales partidos han colaborado con mayor unidad y claridad. El sistema electoral en España ha favorecido a los partidos Regionalistas que han sabido aprovecharse de la falta de claridad y unidad de los partidos mayoritarios para avanzar en sus deseos independentistas. Pienso que este asunto en la próxima modificación de la Constitución, debería quedar resuelto con la suficiente claridad de una vez para siempre, porque no podemos permitirnos que este problema siga aumentando y dificultando la igualdad y la convivencia entre todos los españoles.