Publicidad

JAÉN.- La Guardia Civil inició una investigación por el hallazgo de un cadáver en una vía pública, de la localidad de Huelma, el pasado de 23 de junio de 2016. Dicha investigación partió de la hipótesis de un posible atropello de la víctima, por parte de un vehículo a motor que, tras la comisión del hecho, abandonó el lugar, desconociéndose dato alguno sobre el mismo. Por el Grupo de Investigación y Análisis del Tráfico, del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Jaén, se procedió a realizar inspección ocular de la calle donde ocurrieron los hechos, así como de la víctima en su posición final, iniciándose seguidamente la búsqueda de testigos así como del posible vehículo implicado. Para ello, se localizaron diferentes personas que transitaban por las calles cercanas en horas anteriores y posteriores al suceso y vecinos del lugar de los hechos. Igualmente, se realizó estudio con todos los medios técnicos posibles, identificando a todos los usuarios para obtener cualquier dato relevante para la investigación. Se extrajeron datos de la base de la DGT y del Sistema de Gestión Operativa de la Guardia Civil, con objeto de conocer los vehículos que podían haber circulado el día de los hechos, al objeto de realizar las correspondientes inspecciones en los mismos, por si tuviesen signos de estar implicados en el supuesto atropello.

Para muchas de estas gestiones, los agentes encargados del atropello han tenido la plena colaboración de la Policía Local de Huelma, así como de la Guardia Civil de la misma localidad, los cuales han participado en la elaboración de datos e identificación de personas y vehículos de forma coordinada con los investigadores. Con todos los datos de la investigación, la hipótesis del atropello iba descartándose, puesto que no hubo ningún dato que hiciese suponer la participación de un vehículo, conocido o no, que circulase por la calle donde se halló el cadáver, el cual, carecía de las lesiones características de los atropellos y de cualquier resto de vehículo alrededor de su posición final o vestimenta. Tampoco se encontraron indicios en el cuerpo de la fallecida que hagan suponer que hubo violencia física o resistencia previa a la caída, por lo que se descarta el homicidio o la participación de otra persona en los hechos. Tras varias entrevistas con el equipo forense que realizó la autopsia a la víctima y participó en la búsqueda de indicios y estudio de la ropa y calzado, se ha llegado a la conclusión, de que la causa del fallecimiento fue por caída fortuita de la víctima, la cual pudo producirse al salir de su domicilio, caída que le produjo lesiones que le causaron la muerte.