Publicidad

JAÉN.- Miguel O.M., Miguelillo, como se le conoce en determinados ambientes por Jaén, fue detenido, ayer, en un dispositivo de la Policía Nacional en Fuengirola. Es el presunto autor material del disparo que acabó con la vida de Alberto Magalhanes, el joven de 31 años, que estuvo implicado, con 14 años, en el «crimen de la Movida», donde falleció un joven iliturgitano. Por eso, su trágico final,  sorprendió a muy pocos. Ahora la Policía Nacional empieza a esclarecer este asesinato, que, a día de hoy, se encuentra bajo secreto de sumario. El asesino, presuntamente Miguel O. le disparó en la cabeza, el pasado jueves, en la puerta de la casa de Magalhanes. Desde que comenzaron las investigaciones tras hablar con familia y vecinos, todo apuntaba a Miguel, como presunto autor de la muerte. No era el primer «rifirrafe» que tenían ambos. Hace unos meses ya hubo un encuentro con «armas» entre ellos. Parece ser que la relación que mantenía Magalhanes con una pareja, o ex pareja, de Miguelillo fue el detonante de esta situación. Vecinos de la calle del Tiro Nacional aseguran que Alberto llegaba muchas noches de madrugada, a su casa, por lo que no fue difícil para el pistolero esperar a que acudiera hasta su domicilio esa madrugada para descerrajarle el tiro a bocajarro. Miguel O. era, de todas formas, un habitual de las comisarías. En Córdoba fue detenido en febrero por robo. Y el año pasado en Jaén por malos tratos. No son sus únicos los delitos ya que cuenta con numerosos antecedentes por robos con fuerza. En su Facebook de la pasada semana hablaba de un viaje a Murcia. También se está investigando si fue un viaje real o únicamente una coartada para el presunto homicidio que iba a cometer.  Ahora ya se encuentra en la comisaría de Jaén, donde ha sido trasladado desde Málaga, a la espera de pasar a disposición judicial.