Publicidad

JAÉN-. El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, ha presentado las tres nuevas unidades móviles que la empresa pública Verificaciones Industriales de Andalucía SA (VEIASA) va a poner en servicio para la inspección técnica de vehículos agrícolas, con el objetivo de ampliar el número de localidades visitadas y cubrir, de esta manera, la elevada demanda del sector agrario. Las tres nuevas unidades, en las que la Junta ha invertido 180.000 euros, tendrán sus bases en las ITV de Úbeda, Jerez de la Frontera y Baza. Por tanto, con este equipamiento se refuerza el servicio en Jaén, Cádiz y Granada y se crean 9 empleos (3 en cada unidad móvil). La puesta en marcha de estas tres nuevas ITV móviles permitirá disminuir el tiempo empleado en desplazamientos a los más de 470 municipios que se visitan actualmente, pasar por más localidades y poder realizar visitas para reinspecciones antes de que transcurran dos meses de la visita anterior, dando opción con ello a que los usuarios puedan reparar los defectos detectados en la primera inspección en el plazo máximo que establece la ley y puedan volver a ser reinspeccionados sin coste alguno.

Sánchez Maldonado ha destacado que con este equipamiento se evitarán desplazamientos innecesarios de los usuarios, lo que conlleva mayor comodidad y menor contaminación. Según el consejero, el objetivo del Gobierno andaluz es que servicios como el de las ITV tengan mayor calidad, apostando por el sector público frente a la privatización que se produce en otros territorios, y a precios más económicos que en otras comunidades, ya que las tarifas no se han incrementado en los últimos cinco años.  Debido fundamentalmente a las restricciones a la circulación que como vehículos especiales tienen los vehículos agrícolas, la Junta de Andalucía puso en marcha en 1992 el servicio de inspección técnica de vehículos agrícolas mediante unidades móviles, primero con dos unidades, con bases en Granada y Sevilla, que se ampliaron con otras tres en Antequera, Jaén y Córdoba.

Por tanto, tras las nuevas incorporaciones, VEIASA dispone ya de ocho unidades móviles para la inspección de vehículos agrícolas, con una capacidad inspectora de casi 100.000 inspecciones anuales (36.000 más que en la actualidad). Con ellas, no sólo se acerca el servicio de ITV al ciudadano, sino que resulta muy positivo para el medio ambiente, ya que dejarán de emitirse cientos de toneladas de CO2 a la atmósfera, por la disminución del número de desplazamientos.

Características de las unidades móviles

Se trata de tres furgones de 3.500 kilos de MMA (Masa Máxima Autorizada. La zona de carga está dividida entre zona de administración y atención al público (algo más amplia que la de las antiguas unidades) y una zona para el alojamiento de equipos.  La dotación de personal de cada unidad móvil es de un técnico y dos inspectores, por lo que se generarán nueve nuevos puestos de trabajo y cuentan con regloscopio para la comprobación del reglaje de los faros, decelerómetro para la comprobación de la eficacia de frenada, detectores de holguras para la comprobación del correcto estado de los elementos de la dirección, suspensión y chasis, así como, de un dispositivo para la comprobación de las luces de remolque.

Para el abastecimiento de energía eléctrica de la unidad móvil, esta cuenta con una instalación eléctrica-fotovoltaica que permite una autonomía de tres días, gracias a las nuevas baterías de ión–litio instaladas, menos pesadas, con mayor rendimiento y un menor mantenimiento que las antiguas. Las unidades móviles están habilitadas para la realización de la ITV únicamente a vehículos agrícolas, ya que son los únicos vehículos, junto con los ciclomotores, que tienen restricciones a la circulación y en ellas se pueden realizar inspecciones periódicas; inspecciones para la expedición de duplicado de la tarjeta ITV; inspecciones a requerimiento de las autoridades encargadas de la vigilancia del tráfico e inspecciones voluntarias solicitadas por los titulares de los vehículos.

A lo largo del año 2016, las unidades móviles visitaron 472 municipios andaluces y realizaron 50.162 inspecciones a vehículos agrícolas. De este total, 10.789 vehículos fueron rechazados, a los que se encontraron 18.294 defectos graves, que tuvieron que ser reparados para superar la inspección, y 57.454 defectos leves. El porcentaje medio de vehículos que no superaron la ITV fue del 21,51%. En cuanto a la provincia de Jaén, se realizaron 10.956 primeras inspecciones a vehículos agrícolas. A las primeras inspecciones andaluzas hay que añadir 9.768 segundas o sucesivas inspecciones realizadas como consecuencia de no haber superado de forma favorable la primera inspección. Esto hace un total de 59.930 inspecciones realizadas durante 2016 en las ITV móviles agrícolas.  El apartado donde se encontraron más defectos graves fue en alumbrado y señalización, con el 44,8%, seguido del acondicionamiento exterior del vehículo, con el 14,2%; y los neumáticos, ejes y suspensión, con un 10,7%. El colectivo de vehículos agrícolas es uno de los más cumplidores en materia de ITV. De hecho, de los 71.547 vehículos agrícolas que debieron pasar inspección en Andalucía, lo hicieron 57.322, lo que representa un 80% de cumplimiento.