Publicidad

JAÉN.- Águeda Risoto Simón, la vecina de Carboneros más longeva, con 100 años cumplidos desde el pasado 6 de enero, ha recibido el reconocimiento del Ayuntamiento y por tanto de toda la localidad, coincidiendo con las fiestas de San Isidro en la aldea donde reside, El Acebuchar. El consistorio ha querido aprovechar las celebraciones con motivo de esta festividad para reunir a vecinos, familiares y amigos de Águeda que como principal recuerdo recibió la imposición de la insignia  del Corazón de Olavidia de manos de Josefa Ramírez, teniente de alcalde de Carboneros.  Domingo Bonillo, alcalde del municipio, le hizo entrega de una acreditación de este reconocimiento “a una paisana que ha tenido una vida ejemplar y que como curiosidad cumple su siglo de vida coincidiendo con la celebración que estamos llevando a cabo del 250 aniversario como municipio de las nuevas poblaciones de Sierra Morena y Andalucía”.    Además, el alcalde manifestó su compromiso «en seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores, hacia los cuales siempre estaremos agradecidos porque hoy día somos lo que somos gracias a ellos», afirmó Bonillo.