Publicidad

JAÉN.- La Guardia Civil en el marco de la Operación Antitox, está realizando numerosas intervenciones en la provincia de Jaén. La Operación dio comienzo el pasado 1 de abril, estando previsto que continúe hasta el 1 de noviembre, y hasta el momento, ha localizado los cadáveres envenenados de un zorro y un gato montés, y ha intervenido 43 trampas para aves insectívoras y 7 lazos acerados. Estos servicios están motivados por la tradicional utilización de venenos, para luchar contra animales que causan efectos negativos, tanto en el sector agrícola-ganadero, como en el cinegético. Como consecuencia de esta práctica, la Guardia Civil, concretamente el Servicio de Protección de la Naturaleza de esta Comandancia, está llevando a cabo un Plan, para la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados. Con las constantes intervenciones de la Guardia Civil, bien de forma aislada o bien coordinadas con Guardería Forestal, se está consiguiendo una disminución del uso del veneno, como medio de eliminación de especies.

El uso de esta mala praxis, afecta tanto a las especies silvestres como domésticas, al ser un sistema no selectivo, por lo que el objetivo de estos servicios, están encaminados a concienciar a la población tanto de la ilicitud de su utilización, como de la repercusión negativa que tiene en el medioambiente, por lo que tiene una vertiente preventiva y otra disuasoria. Para estos servicios, además de las patrullas del Seprona, se cuenta con el apoyo de las Unidades Caninas de la Guardia Civil, las cuales están especializadas en la detección de cebos envenenados.