Publicidad

POR PLÁCIDO CABRERA IBÁÑEZ

El próximo día 13 de mayo, se celebrará en Fátima, Portugal, el primer centenario de la primera aparición de la Virgen María a tres jóvenes Lucia, Jacinta y Francisco. En esa aparición la Virgen María les dijo que regresaría durante los próximos seis meses todos los días 13 a la misma hora. Uno de esos días se produjo el conocido “milagro del sol” que fue presenciado por mas de 70.000 personas, entre las que se encontraban periodistas y personalidades de la vida pública -incluso no creyentes-. En la vida ordinaria no resulta normal elegir a tres pequeños, de clase social baja, para encargarles la transmisión de un mensaje tan importante, con una repercusión mundial y con una duración de tiempo incalculable. Sin embargo, estas elecciones en el terreno espiritual se han repetido con frecuencia; el Señor y la Virgen suelen elegir a los pobres y pequeños para que así resplandezca mejor su poder. Los mensajes de la Virgen han recorrido el mundo entero, exhortaban al arrepentimiento, a la conversión, a la práctica de la oración (rezo del Rosario) y a la penitencia como camino de reparación por los pecados de la Humanidad; en prevención de guerras y calamidades en el mundo. La Virgen de Fátima es una de las advocaciones de la Virgen más populares y queridas a nivel mundial. La historia de Fátima ha sido repetidas veces llevada al cine y a la televisión. Este santuario ha sido visitado por los Papas: Pablo VI, en 1967 para pedir por la paz del mundo y la unidad de la Iglesia; Juan Pablo II, lo hizo tres veces; en 1982, para agradecer el haber sobrevivido al atentado sufrido un año antes en la plaza de San Pedro y consagra la Iglesia, los hombres y los pueblos, al Inmaculado Corazón de María; en 1991, en el décimo aniversario de su atentando; en el año 2000, para beatificar a Francisco y Jacinta, aprovecha la ocasión para revelar la tercera parte del secreto de Fátima (profecía sobre el intento de asesinato de Juan Pablo II, los otros dos secretos se refieren a la aterradora visión del infierno -para muchos la más importante, porque revela a las personas las trágicas consecuencias de la falta de arrepentimiento y lo que les espera en el mundo si no se convierten-, la devoción al Corazón Inmaculado de María, la segunda guerra mundial y la previsión de los daños que Rusia, en su defección de la fe cristiana y en la adhesión al totalitarismo comunista, provocaría a la humanidad) e insiste en la importancia de los mensajes que la Virgen transmitió a los tres niños, que los presenta como ejemplo de oración, amor y penitencia. En el año 2010, Benedicto XVI visitó el lugar de las apariciones y consagró todos los sacerdotes al Inmaculado Corazón de María. El día 12 de mayo, el Papa Francisco llegará a Fátima como peregrino de la esperanza, al día siguiente, canonizará a los pequeños Francisco (1908-1919) y Jacinta (1910-1920). Pienso que no se canoniza a la otra niña, Lucía (1907-2005), porque su fallecimiento ocurrió hace pocos años, sin embargo, no me sorprendería que también pudiera llegar a los altares en un tiempo no muy lejano. En España, al igual que sucede en otros muchos lugares, hay una especial devoción a la Virgen de Fátima y, a lo largo del año peregrinan al santuario millares de personas. El primer centenario de la aparición de la Virgen en Fátima, probablemente será uno de los acontecimientos religiosos más importantes del año 2017, la asistencia a estos actos podría superar el millón de personas.