Publicidad

JAÉN.- Después de la tormenta llega la calma y después de las lluvias el sol. Eso es lo que va a ocurrir en la provincia de Jaén a partir del sábado a medio día. Si el agua y las tormentas van a hacer acto de aparición, hasta la madrugada del viernes al sábado, una vez que el sol se sitúe en lo alto el calor comenzará a apretar. Hasta entonces se habrán acumulado unos 20 litros de agua aproximadamente. Después, la Agencia Estatal de Meteorología ya avisa de que la subida de las temperaturas será importante, sobre todo de las máximas, llegan a rozar, en algunos momentos de la semana que viene, en localidades como Andújar, los 35 grados centígrados, es decir, una situación más propia del verano. Durante esta jornada y hasta el sábado las máximas que marcará el mercurio se instalarán en la frontera de los 22-23 grados comenzando su ascensión a partir del domingo y que será de forma meteórica. Para el lunes ya se anuncian máximas superado ampliamente la barrera de los 30 grados. Las mínimas estarán eso sí más estables con una variación de apenas tres grados. Una situación típica primaveral que provoca que se pase del paraguas a la manga corta en apenas 3 días.