Publicidad

JAÉN.- La dirección provincial del PP quiere reunir a los dos candidatos a las primarias del Partido en la provincia de Jaén para una candidatura de unidad. Pero no va a ser fácil. La Guerra en la que se han enzarzado ambas candidaturas dejarán secuelas, se resuelva como se resuelva este asunto. Si las primarias no solucionaron mucho, las acusaciones mutuas de «pucherazo» no están haciendo bien a ninguno de los dos. Miguel Moreno, alcalde de Porcuna, obtuvo un 55 por ciento de los votos. Mayoría absoluta pero que le obligaría ir a una segunda vuelta contra Juan Diego Requena, alcalde de Santisteban del Puerto y candidato oficialista ya que los separan menos de un 15 por ciento de votos. Requena impugnó 10 meses electorales por «incidencias». Hoy los responsables de esas mesas han ofrecido una rueda de prensa «en la calle porque no nos han dejado usar la sede del PP en Jaén», acusaban antes de empezar, para pedir explicaciones del por qué se habían impugnado. «En ningún momento se produjo nada ilegal en nuestras mesas», señalaba Alicia, responsable de la candidatura de Miguel Moreno en Higuera de Calatrava. «Hablan de incidencias. Pero a nosotros no nos han dicho qué tipo de incidencias».

Más claro y alto ha hablado aún Miriam Adan, de Quesada, y portavoz de la candidatura de Moreno, que subrayaba que cuando se cerró su acta la noche electoral, el interventor de la otra candidatura de Requena no puso ni un pero «así que no entendemos que impugnen ahora cuando además entendemos que lo hacen fuera de plazo», resume Adan. De hecho, la candidatura de Moreno también impugnó varias mesas electores pero como señalaba Miriam basado «en principios de derecho. Nosotros sí lo hicimos en tiempo y forma en mesas electorales que no se habían conformado y que luego se emitieron votos». Este pequeño detalle si se tiene en cuenta sería importante ya que le podría dar a la candidatura de Moreno ese 15 por ciento que evitaría una segunda vuelta. Hoy se pronunciará el COC, Comité Organizador del Congreso provincial.