Publicidad

JAÉN.- El 15 de mayo se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial un jiennense procesado por cortar el cuello a otro vecino, a la salida de una discoteca, en Jabalquinto. Los hechos se remontan al 20 de febrero del año pasado y por este delito se enfrenta a una pena de cinco años de prisión. Este ataque fue el final de una serie de amenazas que el acusado profirió a la víctima los días anteriores; cuando se cruzaban, le habría realizado un gesto amenazante de pasarse el dedo por el cuello como si quisiera cortárselo, algo que cumplió, finalmente, aquella noche de invierno. Según recoge el relato de la fiscalía al que ha tenido acceso HoraJaén,  pasadas las tres de la madrugada, cuando ambos se encontraron en la puerta de la discoteca, el acusado sacó su navaja y provocó a su víctima un corte ascendente desde el mentón hacia el pabellón auricular con ligera trayectoria curva, zona muy cercana al cuello, afectando la piel y el tejido celular subcutáneo. Una herida de 15 centímetros que no llegó a ninguna vena sensible aunque tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Mientras el agresor se marchaba, relató: «Me lo he cargado». Por este navajazo la víctima sufre algunas secuelas: paralización de nervios faciales y una acentuada cicatriz en el lado izquierdo de la cara.