Publicidad

JAÉN.- Javier Miranda, piloto de competición automovilística que este año debuta en las prueba del Campeonato de rallys de Montaña a bordo de su Ford Sierra, competía en la segunda cota del nacional de montaña donde obtenía un nuevo podium en su categoría de históricos, a pesar de los problemas técnicos y un accidente sin consecuencias graves, que dañó su montura obligando al piloto de Bailén a abandonar la prueba en la carrera del domingo. Después del debut del deportista en Estepona, donde el vehículo tuvo problemas con el turbo, Miranda volvía a la competición en el nacional de la especialidad en Ubrique.  El vehículo mostraba su potencial mecánico hasta que el sistema autoblocante de la transmisión comenzó a dar problemas y dejaba sin tracción al coche en las curvas, donde este elemento proporciona eficacia absoluta. Con algún problema intermitente del turbo, solventado el domingo, el piloto bailenense conseguía afianzar la confianza en su Ford hasta lograr la tercera posición en la carrera del sábado.

En la manga de carrera del domingo, Javier Miranda salía dispuesto a logar un mejor resultado y rebajar el tiempo del sábado. Con el coche funcionado a la perfección, Miranda aceleraba a fondo mejorando el tiempo del día anterior. En una de las partes del recorrido y cuando los tiempos mejoraban ostensivamente, el piloto apuraba la frenada en una de las curvas y derrapaba en exceso hasta que la parte trasera golpeaba una piedra, rompiendo varias piezas de la suspensión y dirección. “Estoy contento por haber logrado un tercer puesto en la carrera del sábado en el andaluz y terminar cuarto en el nacional, además de ser primero entre los vehículos de propulsión trasera. Agradezco de corazón el apoyo de los patrocinadores que han confían en este proyecto y, sobre todo, a mi familia que me apoya en todo momento y se esfuerzan por que cada carrera sea una experiencia para vivirla. Quiero agradecer, también, a los aficionados que me animan y a Bailen donde el apoyo es absoluto».